lunes, 31 de diciembre de 2018

La Palabra definitiva




La Palabra estaba junto a Dios, 
la Palabra era Dios... 

La Palabra se hace hombre, 
se convierte en Luz, es la Vida. 
La Palabra no es un libro, 
la Palabra es una vida. 
La Palabra se queda para siempre 
en el corazón del mundo, pone su tienda. 

La Palabra es rechazada pero resiste, 
se convierte en Verdad en la entrega. 
La Palabra nos hace herederos, 
la Palabra que a todos llama hijos de Dios. 
La Palabra es compromiso, nada de indiferencia, 
es presencia en medio del mundo. 
La Palabra es Fidelidad a la historia 
y una historia de Salvación. 

La Palabra cambia el corazón del hombre, 
lo hace nuevo. 
La Palabra nos invita al testimonio, 
a hablar de ella, 
a anunciarla, 
a mostrarla, 
a ofrecerla. 

La Palabra es gracia, 
es don, es gratis, 
es transformación. 
La Palabra es amistad, es cercanía, 
es mirada a los ojos 
de los hombres y mujeres de este mundo 
para decirles 'te quiero'. 

La Palabra es Amor entregado, 
generoso, gratuito, ofrecido. 
La Palabra es Misericordia 
que cambia, que abraza. 

La Palabra es Él, 
el Señor, 
el niño de Belén, 
Enmanuel, 
Dios-con-nosotros para siempre.

sábado, 8 de diciembre de 2018

María


María de la alegría. 
María enamorada de José. 
María de la espera. 
María llena de gracia. 
María del miedo confiado. 
María que se pone en manos de Dios
María inocente y confiada. 
María llena de luz. 
María sonrojada ante una noticia inesperada. 
María de la escucha. 
María desbordada por el futuro anunciado. 
María que espera ser madre. 
María sorprendida por tanta grandeza. 
María ilusionada por la promesa. 
María abierta a la voluntad de Dios. 
María del silencio expectante. 
María con la duda de un complicado futuro. 
María admirada de tanta grandeza. 
María llena de Dios. 
María transformada por la Palabra. 
María de la Paz. 
María con todo por delante. 
María que se da entera. 
María que se siente elegida. 
María llena de la mirada de Dios. 
María del adviento y la esperanza. 
María del nosotros universal. 
María elegida. María inmaculada. 
María del sí.

(De un texto de #BNdiaria) 

domingo, 25 de noviembre de 2018

Soy Rey




'Soy Rey' 

Un rey con el pueblo, con los que están en los márgenes de los caminos, con los que nadie quiere. 
Un rey que da la vida por los que le siguen, por su pueblo. 
Un rey que mira el corazón de las personas con las que se encuentra. 
Un rey que deja en herencia la tierra a los que no tienen nada. 
Un rey que explica las cosas para los sencillos y los humildes. 
Un rey que valora el gesto de dar la vida como mayor expresión de amor a Dios. 
Un rey que abre los brazos en el momento de su muerte para perdonar a su pueblo. 
Un rey que hace de la cruz 'trono de gloria'. 
Un rey que llama y no impone. 
Un rey que nace en la humildad de un pesebre. 
Un rey que hace sentarse a su mesa a los que no tienen quien les quiera. 
Un rey que hace de la relación con su pueblo banquete de boda. 
Un rey que perdona con la mirada, que no tira piedras para condenar sino que da otra oportunidad. Un rey que se alegra y hace fiesta con la vuelta de sus hijos. 
Un rey misericordioso hasta con los que le condenan...
Un rey que hace del servicio norma de pertenencia a su Reino. 
Un rey que viene a servir y no a ser  servido.  

Me encanta este rey, 
¡¡es tan diferente a todos los demás¡¡ 

(De Buena Noticia diaria)

Campo de trabajo JuCar, una experiencia carmelita




Todo nació como un reto, como un atrevimiento. ‘Vamos a convocar a jóvenes carmelitas laicos a un campo de trabajo para poder abrir el comedor en agosto’  Este reto se ha hecho realidad durante once años. Comenzamos en el verano del 2007, un grupo variopinto de jóvenes que querían que sus vacaciones estuvieran llenas de Dios. Ellos creían que era posible encontrarle  vivo en aquellos que son sus hijos predilectos, los que tenían la necesidad de acercarse al Comedor cada día. Esta creencia sigue viva en el corazón de los jóvenes carmelitas que cada año forman parte del Campo de Trabajo JuCar en la Parroquia Nuestra Señora del Carmen de Zaragoza.  Aquel atrevimiento o reto después de once años es un gran proyecto de acompañamiento, de vida carmelita y de servicio en medio del pueblo.

El Campo de trabajo JuCar ha convocado durante estos once años a más de 250 jóvenes de toda España a vivir una experiencia carmelita durante quince días. A los jóvenes que pasan por esta experiencia lescambian de vida, se les abren los ojos para ver a los otros como ‘sagrarios’ donde encontrar a Dios, creen en sus posibilidades para cambiar las cosas, descubren la importancia de vivir con los otros, de escuchar y ser escuchados… Después de la experiencia son capaces de ver a los que están en la calle sin nada, pararse a estar con ellos, preguntarles el nombre, dar de su tiempo… Algo ha cambiado en su corazón. ¿Por qué todo esto? ¿Cuál es la magia? ¿Qué está en el fondo de todo?

1.  Nos convoca cada año un versículo de la Palabra de Dios. Es el Señor quien a través de la Buena Noticia nos llama a vivir una experiencia intensa de encuentro con  Él. Los jóvenes reciben en sus casas, en sus grupos de origen una propuesta: ‘Dadles vosotros de comer.’ ‘¿Quién es mi prójimo?’, ‘Ser sal y luz de la tierra’, ‘Echó todo lo que tenía para comer’… Es a esta propuesta a la que responden reservándose unos días de agosto para la tarea de servir. Parten por lo tanto de un deseo permanente de encuentro con Dios

2. Cada día del Campo es la Palabra de Dios, por la mañana y por la noche, la que hace la verdadera lectura de lo vivido, de lo sentido… Es a la luz del Evangelio y de la oración desde donde se descubre el sentido de lo que se comparte, de lo que se hace. Será el silencio, la música, el salmo, la petición, la acción de gracias… a Dios y con Él como se descubre la verdad de lo vivido.

 3. La tarea de atender el comedor cocinando, acompañando, limpiando, acogiendo… o de visitar y compartir la vida con las personas que intentar comenzar de nuevo sin ninguna atadura o adicción… o las actividades en las que los niños son protagonistas… son experiencias para descubrir al otro como hermano, como valioso, como lleno de dignidad y al que debo amar y servir. No se trata solo de servir un número de comidas sino de encontrarse, acompañar, sonreír, escuchar, dejarse cuestionar por una gran cantidad de personas que son maravillosas, de poder compartir con ellos la vida y caminar juntos aunque sea solo un pequeño trecho de la vida.  

4. Todo lo que se hace, vive y sueña… es juntos. La experiencia de fraternidad como grupo ayuda a descubrir que es con los otros como puedo empujar más, transformar más… Vivir y compartir la vida con el grupo hace posible la utopía de un mundo diferente siempre que el otro ocupe un lugar privilegiado en él. Los jóvenes viven en comunidad durante esos quince días, una comunidad que sirve, que limpia, que escucha, que reza, que proyecta actividades, juega, canta, llora, se perdona… Están viviendo de una manera incipiente el proyecto de Dios para el mundo: el otro es mi hermano y Dios el Padre/Madre de todos.

5. El Campo de trabajo no termina al volver a casa. Ellos saben que debe comenzar a vivirse al reencontrarse con su realidad de cada día. Ya nada será igual, han hecho un grupo de amigos/hermanos con los que han compartido la vida. El Señor les ha llamado para ‘salar la tierra’, ‘darse todo’, ‘acercarse al prójimo’, ‘arropar al que está solo’ ‘llenar su corazón de nombres’… propuestas que se hacen realidad en su familia, en su lugar de estudio o trabajo, en su grupo JuCar de referencia.

La magia del Campo de Trabajo, lo verdaderamente importante de la experiencia, es tener a Jesús de Nazaret como centro de todo lo que se hace y propone. Es Él quien llama, quien acompaña, quien se hace presente en las personas que cada día bajan por la escalera para coger una bandeja de comida caliente… Es a Él a quien se sirve, es a Él a quien se escucha, es a Él a quien se acompaña… Es Él quien pide, es Él quien necesita ser escuchado, es Él quien pide una sonrisa o una palabra amable, es Él quien enseña a agradecer nuestro privilegio… Es Él quien sonríe, quien agradece, quien conoce, quien ama…

Quiero dar las gracias a la Obra Social, a todos los voluntarios, a la comunidad carmelita por haber creído y seguir creyendo en este proyecto. Muchas gracias.

(Artículo para Memoria Obra Social de los 40 años)

jueves, 15 de noviembre de 2018

Juntos

Es la única manera de disfrutar de lo mucho que nos quieren: acercarnos, juntarnos.
Es la única manera de mostrarles que les queremos: acercarnos, juntarnos. 
¿Qué haces ahí lejos? ¡¡¡Acércate!!! Déjate abrazar, déjale sitio al otro... 
¿Tienes que doblarte un poco, cambiar alguna cosa? No lo dudes, vale la pena... el encuentro será maravilloso. 

Él se acercó tanto, que se hizo uno de los nuestros, se 'dobló' tanto que dio la vida por ti, por mi, por todos.

sábado, 6 de octubre de 2018

Estad alegres



'Estad alegres porque vuestros nombres están inscritos en el cielo' 

Alegre por la amistad con Dios, 
por sentirme hijo, 
por la cercanía que esto supone. 

Alegre por las personas 
que pone a mi lado 
y que me lo acercan 
con sus gestos y palabras. 

Alegre por el bien de los demás, 
por la gracia que Dios les da. 

Alegre por escuchar su Palabra 
y saber que es para mi. 

Alegre por el sol que cada día 
tiene un rayo con mi nombre, 
por el amanecer que me hace renacer. 

Alegre por el regalo 
de la salvación que Dios me da. 

Alegre por haberle conocido, 
por intentar seguirle cada día. 

Alegre por la música 
que otros tocan en mi vida 
y que me hace bailar. 

Alegre por cada mirada, cada caricia, 
de los que me aman y que me acercan a Él. 

Alegre por el don de la amistad 
que me ayuda a vivir su proyecto, la fraternidad. 

Alegre por la vida 
que puedo compartir 
y dar con los que me encuentro. 

Alegre por las mil posibilidades
que cada día se abren ante mi. 

Alegre por su presencia 
constante en mi vida, 
por la Eucaristía, 
por la vocación, 
por la vida compartida, 
por la Palabra regalada. 

Alegre por sentirme parte 
de la resurrección del Señor, 
hermano en la comunidad de resucitados. 

Alegre... 

(Transformado de #BNdiaria)

sábado, 8 de septiembre de 2018

Lánzate...



... y escribe una historia maravillosa.
Compártela con otros.
Haz realidad tus sueños.
Abre tu imaginación.
Crea un mundo tuyo, con otros, de colores...
Haz real aquello que parece imposible... 
¡¡Lánzate!!

¿Estás preparado? No dejes de escribir tu historia con la tinta más maravillosa del mundo, que hace que todo adquiera una luz diferente, donde el otro se convierte en protagonista, invita a ella a los que tienes al lado... esa tinta es EL AMOR.