martes, 29 de julio de 2014

Lejos

Estaba mi amiga Laura curando una ampolla de un niňo en el campamento cuando descubre en la planta del pie algo que no le gusta, una herida mal curada, con mal aspecto. Le pregunta si se lo ha visto su mamá y le dice: "tendrías que ir al dermatólogo". El niňo, con cara de preocupación, le pregunta: "¿Está muy lejos?"
Con esta pequeňa sonrisa quiero agradecer cada detalle que los monitores habéis tenido con los niňos en este campamento de Alarcón: escuchar, abrazar, curar, corregir, consolar, acompaňar, mirar, enseňar, mostrar, servir, sonreír...
Mil cosas que no tienen precio pero si el valor inmenso e incalculable de la generosidad y la gratuidad.

miércoles, 23 de julio de 2014

Cuatro cosas

Interior Iglesia Parroquial de Cantavieja

No lo olvidaré nunca por la libertad con la que hablé y el miedo que dejé en la sacristía.
No lo dejaré de recordar al escuchar un silencio atronador en la iglesia que movió mis entrañas. 
Cada vez que ese Evangelio aparezca en mi vida veré su rostro y escucharé su nombre.
Será algo que se guardará en el cofre de los momentos para siempre, sin tiempo y con presencia eterna.

Fueron cuatro cosas para acercarme a mi gente.
La pequeña semilla para tener la oportunidad de pedir perdón públicamente
La levadura para hacer una propuesta clara: esponjar la vida de los otros
La cizaña para prevenir el juicio, para dejar a la misericordia de Dios un sitio en nuestra vida
El Santo (Cristóbal) para caminar en la vida cargando con agrado a los últimos y necesitados. 

domingo, 20 de julio de 2014

Morir menos


''Debemos hacer siempre todo el bien que se pueda, por todos los medios que podamos, en todas las formas que se pueda, en todos los lugares que estemos, a todas las personas que tengamos oportunidad, y todo el tiempo que podamos'' 
Este párrafo publicado por Bea Garcia, amiga de Facebook, me toco el corazón. Bea lo publicó el 11 de julio y todavía sigo pensando que esa propuesta de hacer el bien permanentemente es la única y verdadera tarea de todo ser humano, la única capaz de transformar el mundo en más humano, más fraterno. De Jesús alguien dijo una vez que 'pasó haciendo el bien'.
Mi reflexión es muy sencilla. El que hace el bien no se si muere antes como alguien dijo comentado a Bea. Quizá si porque se desgasta más ya que lleva consigo gratuidad y generosidad. No lo sé. También he conocido personas que se han desgastado cada día haciendo el bien y han llegado a edad avanzada y seguían dándose. Lo que si estoy convencido es que hacer el bien tiene recompensa en si mismo, que no se debe ni hacer, ni vivir para buscar una recompensa externa y personal, un premio cuando se hace el bien, sino se convierte en otra coas. En el bien mismos está incluido el premio. Además, estoy completamente convencido que el que hace el bien muere menos que los otros. Gracias a todos los que también 'pasáis por este mundo haciendo el bien'. 

miércoles, 16 de julio de 2014

Estar en medio


Todos ellos perseveraban en la oración, con un mismo espíritu en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos.
(Hechos 1, 14)


María estaba con los apóstoles después de la muerte y resurrección de su Hijo. Nadie duda que ella tuviera un lugar relevante y determinante en la vida de la primera Iglesia. Ella fue referencia de muchas cosas de aquellos incipientes y despistados seguidores de Jesús. Muchos de ellos se escondieron y volvieron a salir al ser llamados por los ‘testigos de la resurrección del Señor’. María, estoy seguro de ello, se convirtió en pilar de todos ellos. Ella, como dice el versículo de Hechos de los Apóstoles, junto con otras mujeres, estaba ‘en medio’ de la comunidad.
Estar ‘en medio’ en un lenguaje coloquial puede entenderse como ser un estorbo, como algo que está fuera de sitio. Estar ‘en medio’ en ocasiones se entiende que es alguien quiere enterarse de lo que sucede o incluso entorpecer alguna de las acciones que se desean emprender en el grupo. Como comprenderéis no es esta la acepción de la frase que deseo comentar con estas pequeñas letras.
María está ‘en medio’ pero para aglutinar, para unir voluntades, para compartir y hacer compartir. Aquellos que habían conocido al Señor, que lo habían visto morir, que habían tenido un encuentro con Él vivo y resucitado estaban con María orando y compartiendo un mismo espíritu. Es ella la que estando ‘en medio’ da consistencia a un grupo de personas sencillas que necesitan pequeñas seguridades humanas para salir a la calle, para hablar de aquel crucificado que les cambió la vida. Una mujer que lo había conocido antes que ellos, que lo había engendrado, que lo había criado… estaba ‘en medio’ para dar seguridad, para proponer testimonios, para recordar de primera mano palabras y gestos de aquel a quien había seguido en el silencio y la soledad de un segundo plano pero ‘guardando todo en el corazón’. Su manera de estar ‘en medio’ fue abrir de par en par su corazón y su ser para aquellos que tenían la misión de ir por todo el mundo a predicar una Buena Noticia. Una misión que transforme el mundo en más humano. Ella podía hablar, sugerir y orientar desde sus entrañas, desde su experiencia de Madre, una misión que partiera de su Hijo como origen, donde Él fuera fuente para tomar fuerzas y retomar caminos, y se convirtiera en meta de un encuentro nuevo y transformador con Dios. Todo esto a ella le había pasado en su vida, así podía estar ‘en medio’ y ser auténtica catalizadora de vida, de compromiso y misión a aquella Iglesia naciente.
No sólo para aquellos primeros discípulos también para nosotros, Iglesia peregrina y en búsqueda, María se convierte en centro donde mirarnos y así renovar nuestro compromiso de cristianos, de seguidores de Jesucristo. Ella, no puede ser sentida de otra manera. Ella es y está ‘en medio’ de la comunidad. Se convierte en referencia de respuesta, en protectora de sus hijos, en animadora de proyectos, en Madre de los últimos. Sentirla ‘en medio’ es coger fuerza para poder anunciar el Evangelio en cualquier lugar del mundo,  en cualquier rincón de la ciudad, en cualquier recoveco de los corazones entristecidos por tanto dolor, tanto sufrimiento, tanta desigualdad, tanta crisis… Lugares donde la Buena Noticia parece que no puede llegar, que no puede anunciarse, que cuesta ser entendida. Si ella está ‘en medio’ nos resultará fácil escuchar en los momentos de perdida de fuerza o en la falta de ánimos aquello de ‘haced lo que Él os diga’. Dejémosle sitio, no la tapemos, no la arrinconemos, pongámosla ‘en medio’ para que a través de su humanidad nos muestre la fuerza de aquel ‘bendito fruto de su vientre’ por el que ella y nosotros queremos dar la vida, decir el SI que llene de vida lo que hacemos y somos.
Los carmelitas lo entendimos desde nuestros orígenes allá por 1207. En un monte, entre unas cuevas, en un camino de vuelta de tantas cosas… aquellos buscadores de Dios pusieron ‘en medio’ una capilla a la Virgen. La convirtieron en Señora del lugar, la hicieron referencia de la perseverancia en el seguimiento de Jesús nuestro Señor. Ella fue la que nos mostró que el camino de seguir a su Hijo es un regalo, un don, y por eso cada día todo carmelita vive ‘en obsequio de Jesucristo’. Desde entonces es Señora y Hermana del Carmelo. No podemos entender nuestra vida sin ella ‘en medio’ de cada proyecto, de cada actividad, de cada vida de laico, religioso, religiosa o monja carmelita del mundo. Para cada uno de nosotros María es el medio mejor de acercarnos a su Hijo Jesús y a la voluntad de Dios para renovar la respuesta a su llamada. Nuestra oración, ejercicio para mantener una relación intima y madura con Dios, es mariana, es decir, poner a Jesús en el centro de la vida, vivirla con un sentido profundo y real de comunidad, rezar con otros. El sentido mariano de nuestra oración y vida nos impulsa como a ella a vivir cerca y comprometidos con los más pobres, con los más necesitados, con aquellos que han perdido parte de su ánimo y esperanza en este mundo enloquecido por el afán de tener. Nosotros tenemos a Maria ‘en medio’ para hacer de Jesús el centro de nuestra vida.

Justo ‘en medio’ del mes de julio celebramos la festividad de la Virgen del Carmen, la Señora del lugar, la que tenía una capilla ‘en medio’ del Carmelo, donde comenzó esta historia de seguimiento y de ‘vivir en obsequio de Jesucristo con corazón puro y buena conciencia’ en medio del mundo. 

martes, 15 de julio de 2014

Conviértete


Mateo 11, 20-24

Jesús reprende a los que no se convirtieron al conocerLe. Ante Él es imposible la indiferencia, la tibieza, la frialdad. 
Nuestro corazón debe arder ante su Palabra: deja que te queme. Muévete.
Nuestra vida debe moverse ante su propuesta: síguele, no dudes. Camina. 
Nuestro compromiso debes ser diario: denuncia, construye un mundo más humano. Desgástate.
Nuestro proyecto pasa por Él: camina a su lado, decide desde Él. Nada sin Él.

Ante Jesús y su propuesta no hay indiferencia ni monotonía, cada día algo nuevo, un rostro por descubrir, un abrazo que dar, una novedad permanente: AMAR sin medida. 
¿Le conoces? Vive con novedad y cambio cada día.



viernes, 11 de julio de 2014

Semillas


Cada viernes en el equipo de Pastoral del colegio rezamos con el Evangelio del domingo próximo, con un dibujo de Fano, con un comentario de Pagola y con unos versos de Ulibarri. Es un momento entre pararse, encuentro con Dios, respirar, formarse y… disfrutar de la presencia de Dios en el trabajo de cada día. Es un pequeño tiempo de vida compartida, de sentido buscado y queremos que sea de horizonte contemplado en comunidad para poder llenar de sentido lo que hacemos y somos en el colegio. ¿Lo conseguimos? Siempre depende del corazón de cada uno… Él siempre insiste e insiste en llamar a la puerta pero es muy complicado mover la puerta de un corazón de piedra…

Hoy quiero dejar en mi ventana parte de lo que hubiera sido la oración de hoy. El Evangelio es el del sembrador…. Os dejo las otras tres cosas. No tiene desperdicio el párrafo de Pagola. Es una gozada. Alguien me dijo una vez, un amigo ateo que tengo, que si nos brillarán los ojos cuando hablamos de Jesús otro gallo nos cantaría a los creyentes, a la Iglesia… ¿Será que no estamos enamorados de verdad? 

Tu Palabra es siembra
“El Papa Francisco dice que, cuando un cristiano no vive una adhesión fuerte a Jesús, “pronto pierde el entusiasmo y deja de estar seguro de lo que transmite, le falta fuerza y pasión. Y una persona que no está convencida, entusiasmada, segura, enamorada, no convence a nadie”.
Evangelizar no es propagar una doctrina, sino hacer presente en medio de la sociedad y en el corazón de las personas la fuerza humanizadora y salvadora de Jesús. Y esto no se puede hacer de cualquier manera. Lo más decisivo no es el número de predicadores, catequistas y enseñantes de religión, sino la calidad evangélica que podamos irradiar los cristianos. ¿Qué contagiamos? ¿Indiferencia o fe convencida? ¿Mediocridad o pasión por una vida más humana?” (Pagola)



SEMILLAS DEL REINO

Sois semillas del Reino
plantadas en la historia.
Sois buenas
y tiernas,
llenas de vida.

Os tengo en mi mano,
os acuno y quiero,
y por eso os lanzo al mundo:
Salid, acoged, proponed.
¡Perdeos!

No tengáis miedo
a tormentas ni sequías,
a pisadas ni espinos.
Bebed de los pobres
y empapaos de mi rocío.

Fecundaos,
reventad,
no os quedéis enterradas.
Floreced
y dad fruto.
Dejaos mecer por el viento.

Que todo viajero
que ande por sendas y caminos,
buscando o perdido,
al veros,
sienta un vuelco
y pueda amaros.

¡Sois semillas de mi Reino!
¡Somos semillas de tu Reino!

(Escrito por Florentino Ulibarri)

sábado, 5 de julio de 2014

Rejas rotas



Rompamos las rejas
que alejan y separan.
La libertad espera
para quitarte los miedos
de ser tu mismo
y encontrarte conmigo
para colorear el mundo
del azul de tus ojos,
de mi rojo encendido.

Adornemos la noche
del plata de la luna
que pintamos soñando
aquel día de julio,
volviendo a tu morada.

Sal corriendo conmigo,
rompamos los barrotes
que impiden los abrazos
y nos llenan de miedos.