viernes, 31 de octubre de 2014

Volar


No lo dudes, salta... puedes volar y hacerlo muy alto.
Todo un mundo por recorrer, por observar, por hacer tuyo...
Volar es descubrir que eres capaz de hacer otras cosas, de recorrer otros caminos, de mirar desde otras azoteas...
¡¡Atrévete a volar!! Hay tiempo, tú puedes... Nunca es tarde... 

'Sal de tu tierra...'
Sin miedos, con fuerza, sin mirar atrás... proyectos de vida, un nuevo día, un nuevo horizonte... Aquello que has deseado desde siempre, la libertad de ser tu mismo...

'Id de dos en dos...'
¿Vienes? Es más complicado intentarlo en solitario...
Volar, salir, vivir de nuevo, sentir, dejarse tocar por el viento... Dejar atrás 'el no puedo', los imposibles, los malos presagios... 

'¿Qué hacéis ahí parados mirando al cielo?'
La esperanza no es de sentados, de mirones, de quietos...
Moveré las alas, saldré corriendo... viviré de nuevo. 

jueves, 30 de octubre de 2014

Vivos en Él



Todos los fieles difuntos. Día de memorial, de traerle al centro. Día de celebrar el Dios del amor, del principio y del fin. Día de comunidad, familia y encuentro, lugar de su presencia. Día de oración, de renovación de la fe, de confianza. Día de Resurrección, de respuesta gozosa a la entrega generosa. Día de deseos, de esperanza. Día de renovación del seguimiento, de seguir buscándole. Día de reconocer la debilidad, la limitación, lo pequeño. Día de sentir sus manos de Padre, su acogida de Madre. Día de desear la Luz de su rostro, de sentirle al lado. Día de nombres, de historia, de tiempo, de momentos. Día de silencio, de interioridad, de sentimiento. Día de amor fraterno, de compartir camino, de renovar promesas. Día de echar en falta, de llenar el corazón de su presencia. Día de Dios, ‘hágase tu voluntad’. Día de Vida, Camino y Verdad. 


Vídeo Editorial Verbo Divino-EDV 

sábado, 25 de octubre de 2014

Todos

Reunión de presidentes de las delegaciones
Estábamos todos. Si todos, no faltaba ninguno. Es una gozada poder contarlo y sentirme parte de esta realidad. Estaban laicos, religiosas, religiosos… Jóvenes, mayores, casados, solteros, consagrados… Asalariados, voluntarios, amigos, socios, directivos… De toda la vida, acababan de llegar, han vuelto, se quedaron para siempre… Profesores y alumnos, con tarea y sin tarea, buscadores y alguno que ya había encontrado lo que buscaba… Del sur, del norte, de delegaciones y de otros sitios, de conventos, del barrio… Implicados y observadores, serviciales, escuchantes, necesitados de ayuda… Participantes y convocantes, con posibilidades, con tiempo, con motivación… De todas las provincias religiosas o casi, de las congregaciones, de los grupos JuCar, de los claustros, algunos obligados y otros encantados…

Estábamos todos.  ¿Alguien me puede decir alguna otra reunión de carmelitas en España que pueda ser tan completa como esta? La mañana de trabajo de Karit hoy ha sido muy completa ya que estábamos todos.

Curso de voluntariado internacional 

jueves, 23 de octubre de 2014

Sin medida




‘Amar a Dios… amar al prójimo como a ti mismo’. Es la clave de nuestra fe. Es inseparable. Una propuesta de unidad de vida. El amor a Dios pasa por el amor a los que tenemos al lado, los próximos. La relación con Dios (religión) necesita la relación de amor con los otros (fraternidad). Amar es la manera de dar culto, de construir Reino, de participar en la promesa, de vivir el proyecto de Dios. ¿Cuál es la medida? No hay medida, es desbordante, es generosa, es total. En el amor no hay reservas, no hay peros… Como tú te quieres ama los otros, como Dios te ama, dando su vida, ama tú a los demás. El amor es el medida de todas las cosas, es como Dios te juzga y como te propone juzgar y juzgarte. ‘… nos examinarán en el amor’


Vídeo Editorial Verbo Divino-EDV 

miércoles, 22 de octubre de 2014

Brillar



‘Brilláis como lumbreras del mundo, mostrando una razón para vivir’
(Flp 2, 15d.16a)

En la liturgia de la Palabra de la misa dominical este versículo del Aleluya muchas veces pasa desapercibido. Muchas veces no nos damos cuenta de su contenido ya que tanto antes como después se suele cantar un aleluya, yo lo intento hacer pese a mi ‘desentone’, en el que la mayoría de las personas que participan en la Eucaristía se esfuerzan unirse a ese canto que precede la lectura de la Buena Noticia.
El domingo me llamó la atención el versículo de Filipenses. Es maravilloso. Le va que ni pintado para lo que estábamos celebrando: el Domund y el ‘ser de Dios’. Es el brillo de lo que somos y hacemos lo que nos convierte en misioneros, aquí y allí, en los de al lado y en los que de repente uno se encuentra. Un brillo no sólo de los ojos que aman, sino de los gestos que acogen, acompaña y caminan con el otro. El brillo de la palabra amable, de la ternura de una mirada, de la escucha activa y sincera… El brillo de los abrazos que limpian el polvo de la ofensa y devuelven la verdad del perdón y de la misericordia. Un brillo no pasajero, no anunciado, sino lleno de perseverancia. ¿Acaso no este le brillo de nuestros misioneros en África, en los lugares donde el ébola está llenando de muerte y penumbra elfuturo del hombre? Es un brillo sólido si se fundamenta en el proyecto de vida y no en las acciones sueltas para ser vistas en procesiones iluminadas y multitudinarias donde más que iluminar ciega por el boato y la suntuosidad. El brillo de ser estrellas, pequeñas en muchos casos, que guían procesos de maduración, cambio y desarrollo en pasillos de un colegio, en la acogida de una catequesis, en la visita a un enfermo, en la escucha de un despacho parroquial, en la sonrisa a un vecino en la cola del supermercado, en el buenos días cuando sales de casa o bajas en el ascensor… pequeños destellos de estrellas que no se agotan. Para esa perseverancia, para que esa luz sea constante y no intermitente, que sólo sirve para llamar la atención como en los coches, debemos tener un sólido proyecto, una razón para vivir. Esta es la clave, es la esencia de ser ‘luz del mundo’ y no destello, para brillar y no cegar. La razón para vivir es creemos de una vez que el hombre es de Dios, que lo que soy, lo que hago, lo que vivo, mi libertad, el tesoro de mi dignidad, la voluntad, la fuerza, la capacidad de amar, la tierra, lo creado… y por lo tanto los otros… es de Dios, son de Dios.  Lo más importante y constitutivo de mi existencia es de Dios y por lo tanto la razón de mi vida no es servir a ningún ‘cesar’ que se apropia de mi sino darle a Dios lo que soy, vivo, busco y consigo. Ser de alguien que nos quiere, que nos ama, que se ha hecho uno de nosotros tiene que llenar nuestra existencia de la alegría y la esperanza de una promesa que se hará realidad, ser hijos amados. Esta es la clave de nuestro brillo, darse, sin guardar nada, con la generosidad de la lámpara encendida que no se puede apagar, para que el otro vea, confíe, se caliente, crezca, no caiga, se sienta querido… Darle a Dios lo que es de Dios lleva consigo darse a los otros, hijos de Dios como yo y presencia de Dios en medio del mundo… ‘cuando a uno de estos vistáis, acompañéis, escuchéis, acojáis…’

No te importe brillar, al contrario hazlo, pero no ciegues, deja que los otros vean, sientan y sean. 

lunes, 20 de octubre de 2014

Vendaval de Espíritu


"La actitud de Francisco es una auténtica revolución, un vendaval de Espíritu renovador y su misión es renovar el estilo de convivencia y de gobierno… se está dedicando a cambiar el clima, pero las aplicaciones concretas ya vendrán después"


(Torres Queiruga, teólogo)

sábado, 18 de octubre de 2014

Una ventana nueva


Todos necesitamos de aíre fresco que renueve la estancia donde vivimos para poder respirar más y mejor. Utilizamos las ventanas para ello. Abrir la ventana por la mañana y dejar que el aíre de las primeras horas del día entre por ella convierte al interior en lugar renovado. Las ventanas son fronteras que se abren para que todo aquello que se mueve pueda ser incorporado a lo mío, a lo que yo soy, y lo mío a lo de los otros. Una ventana abierta inspira confianza y muestra también a los de fuera que estás en casa, que no te has ido, que puede contar contigo si se acerca. El hecho de abrirse facilita una comunicación verdadera, en dos direcciones, con un mensaje claro de confianza y de dejar sitio a lo que el otro quiere aportar. En ocasiones corremos las cortinas y dejamos que incluso el otro pueda participar de mi intimidad, mi lugar, mi sitio… no hay miedos y dejamos que pueda percibir que no hay nada que esconder, que vivimos en verdad… por lo menos eso.
La ventana es también el lugar escogido por el arquitecto para que la luz penetre e ilumine cada rincón de tu espacio vital, de tu hogar. Una ventana bien orientada hacía el este recogerá rápidamente el amanecer para que los primeros rayos del sol calienten e iluminen los rincones oscuros que la noche y las tinieblas no quieren abandonar. La luz llenará cada rincón si abrimos la ventana, si dejamos limpios los cristales que recogen el polvo de las prisas, las huellas de las manos cansadas o la opacidad de miradas perdidas que los ha ensuciado. Estará rebosante de la vida que viene de la calle, donde los hombres y mujeres de este mundo la llenan de sentido y la entregan, la regalan o la piden… Una ventana abierta a la luz deja el interior iluminado para no perderse, para no esconderse para no tropezar…
Una ventana también se abre para que lo de dentro salga fuera, para que aquello que yo soy pueda ser compartido, para que mi pequeña luz ilumine la noche o no se convierta en señal de presencia en medio de las gentes. Me asomo  al alféizar de la ventana, me apoyo en él y muestro mi rostro, mi cara sonriente o mi mirada perdida. Apoyado y un poco de puntillas para llegar más lejos, puedo compartir con el que pasa por mi casa, saludarle o dejarle un mensaje de esperanza para su camino. Algunos tiran cosas por la ventana, aquello que les sobra, haciendo que la calle, el mundo donde viven, sea un basurero. No es esta la finalidad de la ventana. Otros ponen flores para alegrar el paisaje donde se encuentran, cuidan la fachada para que hable del corazón del que se esconde tras los muros, rotos por las ventanas y abiertos por ellas para que entre y salga aquello que ilumina, aquello que refresca, aquello que calienta…

Os quiero presentar una nueva ventana, la ventana de Karit-solidarios por la paz. Tiene todo lo que las ventanas son, lo que he hablado de ellas, no queremos tirar nada, al contrario, siempre estará abierta para mostrar lo que somos y para acoger lo mucho que en el mundo, y los que lo habitan, tiene que ilumina, refresca y mueve el interior del hombre. Es poco… pero será mucho para iluminar la estancia, para airear el ambiente… para cambiar el corazón. 

jueves, 16 de octubre de 2014

Soy para Él



‘Dale a Dios los que es de Dios’ ¿Qué es de Dios? El hombre y todo lo creado, la vida y todo el sentido de la misma, el corazón del hombre, la dignidad del otro. No lo pierdas ni lo entregues a otros dioses, a pequeños ‘cesar’ que hay en el mundo que nos piden más y más, que atan y esclavizan.  Tú eres de Dios, no te entregues ni te abandones en otras manos. Entrégate a Él. Eres amado por Él. De Dios es lo que vives, haces, sientes y eres… Entrégaselo, no te reserves nada, se generoso… el sabrá multiplicarlo. Confía en su generosidad.  El ‘otro dios’ esclaviza, nos quita la vida. Nuestro Dios la ha dado por nosotros. Vive con esa misma generosidad, eres de Dios, date a Dios en y para el otro. No le puedes engañar, no le hagas trampa al que te quiere. 


Domingo XXIX Tiempo ordinario
Vídeo Editorial Vergo Divino-EDV 


martes, 14 de octubre de 2014

Verdadera tarea




"Nuestra tarea es acercar la gente a la gracia, y no rechazarla con preceptos"


(Adolfo Nicolás) 

sábado, 11 de octubre de 2014

Estamos de boda



‘Venid a la boda’. Menuda fiesta se está preparando. El anfitrión tiene una invitación preparada para ti, eres tú uno de los elegidos, hay sitio para todos. La fiesta será de las buenas, es el acontecimiento esperado, el banquete está preparado, solo faltan los invitados. Todo está preparado para tu respuesta. Solo faltas tú. ¿Te atreves a acudir? No pongas excusas, no las busques. Nada hay más importante que el encuentro con el mejor anfitrión del mundo, Dios. Alegría, fiesta, gozo, celebrar el amor… así es la relación con Él. Prepara tu mejor vestido y ponte en camino. Se va a llenar, salió al cruce de caminos, a las periferias de este mundo y a los márgenes para llamar a los últimos. Ocupa tu sitio, no tardes, Él te quiere, no dudes de su invitación. 


(Comienzo a publicar la oración del Equipo de Pastoral del Colegio Virgen del Carmen de Onda y Vila-real, además de un pequeño comentario mio y de un vídeo de la Editoral Verbo Divino... todo ello relacionado con el Evangelio del domingo. Intentaré ser fiel).

jueves, 9 de octubre de 2014

Inolvidables, preguntas y gracias


A veces tenemos la suerte de vivir situaciones que son inolvidables. Algunas las he vivido estas últimas semanas. Semanas muy muy intensas, momentos que guardaré para mi durante mucho tiempo. Quería compartirlos con los que os acercáis a esta rueda de molino, a este dar vueltas y vueltas a aquello que vivo y soy.


El día 1 celebramos en los colegios Virgen del Carmen de Onda y Vila-real el día Carmelita. Queremos que sea un día de fiesta, un día de alegría, un día para crear identidad carmelita y conocimiento de la Orden. Inolvidable ver el patio del colegio de Onda, también pasó en Vila-real, lleno de niños, familias, jóvenes, profesores, trabajadores del colegio. Apretados, juntos, cantando, disfrutando, rezando, dando gracias… ¿Qué tenemos que hacer para que todos aquellos que están dormidos, lejos estando en medio, fríos y al lado del fuego se apunten a este proyecto educativo, al cambio de horizontes y de perspectiva? Gracias a todos los que os implicáis, Dios os bendiga.


El último fin de semana de septiembre viví en Málaga un encuentro de monitores JuCar (Juventud Carmelita). Se centró todo el encuentro en profundizar en la Eucaristía. Estructura, vida, pilar, experiencia de encuentro… Viva, necesaria, joven, actual, comunidad, fundamento. Miles de palabras que se hicieron presentes en la celebración del domingo. De esta experiencia me surge una pregunta. ¿Por qué teniendo una realidad de más de cien jóvenes adultos en la Familia Carmelita en la Región Ibérica no dedican nuestros superiores y superioras una o dos personas liberadas para que se dediquen por completo a acompañar, formar y dar consistencia a esta realidad nacida del Espíritu? Gracias a la comunidad de Hermanas Carmelitas del Sagrado Corazón que nos acogió y los profesores y ‘catequistas’ JuCar que lo prepararon.

Un jueves cada quince días es día de taller en el Albergue Municipal de Castellón. Tengo la suerte de encontrarme con amigos, con asiduos al taller y de poder vivirlo, prepararlo y hacerlo con una gran amiga. Es una tarea maravillosa poder ayudar a crear un espacio para que los que participamos en él podamos compartir sentimientos. Es el tercer año, este año se llama ‘momentos’. Es maravilloso y único abrir el corazón para que otro escuche, lo pueda conocer… Al prepararlo pienso en cómo hacerlo, qué proponer, qué tiempos dedicar cada parte… ¿No sería mejor pensar en que voy a dar de mi, en qué voy a regalar para el otro, en dejarme tocar por él…? Gracias a todos lo que participáis en el taller.
Una ventana nueva que se abre en la vida del colegio. Una ventana para que los alumnos miren más adentro, más profundo, más al fondo… No es fácil abrir una ventana y menos si genera trabajo. Agradezco a los que empujan, a los que hacen posible que algo nuevo nazca, algo con posibilidades de ser incorporado a la propuesta anual de vida del centro. Ha sido inolvidable, ha sido algo único. Alguien dijo que era como un campamento de JuCar vivido en dos días. Además hemos mostrado a todos que es posible trabajar conjuntamente con los monitores JuCar en el colegio, que es posible organizar algo desde el equipo de religión… ¿Por qué no dedicar personas, medios, recursos, tiempo, herramientas para esta propuesta educativa sin libros, pero con encuentros, sin razones pero con sentimientos…? ¿Qué es más necesario esto o cambiar unas ventanas? Estoy seguro que hace más por la formación de un hombre y una mujer con recursos y espíritu crítico que algunas de las horas de pupitre y explicación magistral… Gracias ‘equipo’, el que lo permitió y el que lo realizó.


No tengo foto para publicar pero si una gran huella en el corazón. Mucho esfuerzo, mucha dedicación, mucha entrega, mucha generosidad… Nos hemos reunido el grupo estratégico del colegio, somos dieciocho personas… queremos diseñar juntos el futuro de nuestros centros, el futuro de nuestra propuesta educativa… identidad, pastoral, innovación, economía, comunicación… Pilares para crecer, pilares sobre los que asentar el futuro y las decisiones que nos lleven a él. ¿Verdaderamente somos tan necesarios los frailes para este proyecto? ¿Es nuestra tarea dirigir o sería mejor acompañar procesos de maduración en la fe de los miembros de la comunidad educativa y que un profesional con toda la autoridad del mundo dirigiera los centros? Creo que estamos en ello… Gracias a todos los que formáis parte de este equipo, por estar, por ser, por dar.