jueves, 26 de noviembre de 2009

Misión




No es fácil descubrir cuál es la tarea principal que uno tiene en la vida. Intento trabajarlo con mis alumnos. La vida tiene que tener una tarea, un interés, una vocación, una intención, algo a realizar, una misión. ‘¿Qué misión tengo entre mis manos?’ La misión puede ser adquirida por uno mismo o recibida de otro. En este segundo caso podemos decir que nos sentimos enviados. ‘¿A qué he sido envidado yo?’ La misión suele darse según la capacidad de aquel que la recibe. No se suelen pedir peras al olmo, ni trabajo al que no hace nada, ni responsabilidad a aquel que hace de su vida un desastre. Por el contrario se pide responsabilidad al que está acostumbrado a decidir y asumir proyectos, se pide trabajo al que está más ocupado ya que sabes que trabaja, se piden peras al peral. Se le pide un puente a un ingeniero y una jugada maravillosa a un futbolista que la toca de maravilla. El que envía debe conocer bien al enviado para que no se equivoque. ‘De todo lo que tengo entre manos, ¿cuál es mi misión?’ En ocasiones escondemos la misión (seguramente porque no nos gusta) detrás de otras tareas de las que primeras: las que elegimos nosotros y para las que no hemos sido enviados. En ocasiones creemos que éstas son parte de la verdaderamente importante que es la misión. Creo en el envío que hemos recibido cada uno de nosotros. ‘¿Para qué estoy aquí?’ Repaso mis tareas, tengo una lista tremenda. Equipo de no sé qué, superior de algo, encargado de aquello, director de lo otro… ‘¿Para qué he sido enviado?’
‘¿Os habéis perdido? Yo creo que también.’

Esperad un momento.

No puede ser.
Y si el envío…

No puede ser verdad

Y si… el envío no es a un hacer.

Y si el envío es a ser.

¿Os imagináis que hemos sido enviados a ser felices? '¿Qué debo hacer con todos los agobios de las tareas?'

‘No puede ser. Tenía razón mi amiga. ¿Se podrá cambiar de dirección, de lugar dónde mirar?’




miércoles, 25 de noviembre de 2009

Día Internacional contra la Violencia de género




Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios le
creó, macho y hembra los creó.

Igual DIGNIDAD
Igual IMAGEN DE DIOS
Igual LIBERTAD
Igual DERECHO

Hijos de Dios, los creó, hombre y mujer los creó, amados los creó, para amarse los creó....


video


lunes, 23 de noviembre de 2009

¿Abiertos?




¿Se conservan las cosas cerradas? Hoy me ha venido esta pregunta a la cabeza.
¿Qué está cerrado a mi alrededor?
Mi casa del pueblo pero cada vez está más vieja.
La caja fuerte del colegio y nadie sabe dónde está.
El bote de conserva que tiene una fecha de caducidad y hay que abrirlo antes que se pudra.
Esta cerrada la cremallera de mi bragueta pero no siempre aunque lo que esconde sea sagrado.
Mi coche, perdón el que yo uso ya que no puedo tener nada propio, pero hay que abrirlo para poder utilizarlo.
Mi proyecto de vida ya que es para siempre, ¿para siempre?
La casa del vecino ya que no voy nunca a verlo.
….

Todas las cosas que he repasado están cerradas pero nos gusta abrirlas, para poder disfrutar, compartir, gustar, gastar, viajar… (Siii…… no os asustéis, la bragueta también, no pasa nada… siempre estáis pensando en lo mismo).

Nos ha dado por cerrar y ¿qué ha pasado? Telarañas, humedades, manías, ‘siempre se ha hecho así’, ‘santidades’, miedos, enroques, protecciones, soledades,… Sabéis lo que os digo que me está entrando un reuma tremendo y además soy alérgico al polvo.
¿Por dónde queremos que vengan a estar con nosotros? ¿Por la chimenea? Igual no tenemos o también la hemos cerrado.

lunes, 16 de noviembre de 2009

Sin rumbo


Comenzó otra semana y no he tenido tiempo de escribir. Lo siento mucho por los que acudís todos los días. La verdad es que no encuentro tema, tiempo, paciencia y sosiego para hacerlo.
Me han pasado cosas estupendas estos últimos días (no hay ironía en ninguna de ellas).
He ido a comer a un chino comida de aquí, pedí potaje. He trabajado un documento durante parte de la mañana y en un minuto (literal) un profesor ha hecho una propuesta maravillosa para organizar la actividad. Me quedo a la hora de comer para trabajar y tengo que hacer portería. Intento animar a una amiga y resulta que estoy desanimado. Leo la Palabra desde el ambón y nadie lo hace desde ahí los domingos. Quedamos para preparar una reunión y organizamos una convivencia. Me mandan un programa de trabajo y todavía no he reservado o pedido el sitio donde hacerlo. Busco una foto para el apunte y no encuentro ninguna, elijo una al azar. Planifico irme un ‘finde’ al pueblo y quizá me tenga que quedar…. Esto en solo veinticuatro horas.
¿Qué pasa con la planificación? ¿Todo tiene que ser diferente?
¿Será el Espíritu?
Quizá
Amén

domingo, 8 de noviembre de 2009

La semana





Algunos dicen que empieza el domingo ya que es el ‘primer día de la semana’ cuando las mujeres encontraron el sepulcro vacío. La verdad es que empieza el lunes. Es el comienzo de un puerto de montaña, como en una carrera ciclista. Quedan unos cuantos kilómetros para llegar a la meta. La veo lejos, hay que recorrer muchas pequeñas emboscadas, recovecos desconocidos. Estamos empezando, ya veremos. El martes es un día bueno, hemos empezado a subir y no se puede volver, estamos en el tajo. Adelante. Un pequeño avituallamiento a media mañana, alguna risa, sudor, lágrimas. También un trabajo diferente, compartir proyectos, análisis de la realidad y planificación. El miércoles descubres que la meta está cerca, se empieza ver una pendiente que se va a terminar coronando. El jueves es un día de esperanza, de descubrir que hay que poner el acelerador para poder llegar a la meta deseada. Por fin es viernes, san viernes dicen algunos. Es la meta esperada. Este día tiene un maravilloso final, trabajo de equipo, Palabra, creatividad, propuesta.... Parece la meta, pero no lo es. ¿Meta?, no todavía no. Queda un falso llano que se llama sábado. Otra tarea, otros momentos de responsabilidad. La meta está cerca, meta que es descanso, encuentro, sosiego, Buena Noticia. ‘Venid a mi los que estáis cansados y agobiados’. Un respiro y de nuevo lunes. El tiempo pasa muy rápido, no podemos detenerlo. La ‘carrera de la vida’ no se detiene. Adelante. En el camino muchos hermanos, muchos encuentros, muchos momentos, muchos segundos, muchos cansancios, algún desespero, alguna alegría, confidencias, amistades, familia… Maravillosos momentos de crecer, de animar, de participar y de vida. No estoy solo, es con el otro (Otro) con quien camino, el va conmigo, ‘su vara y su cayado me sostienen’. ¿Por qué la tristeza? ¿Por qué la pesadez? ¿Por qué el cansancio?
¡¡Por fin es lunes!! A subir, a encontrarse, a darse.