domingo, 31 de enero de 2010

Una frase (1)



La oí esta mañana en la radio. La dijo un enfermo de cáncer, estaban escuchando a muchos de ellos. Creo que es maravillosa. Dicha por alguien que ha dado vueltas, seguro, a la rueda de molino de su cabeza todavía le da mucho más valor. Ahí va la frase, la quiero compartir con todos vosotros.

La vida no tiene que ser perfecta para que sea maravillosa’

¿De qué me quejo?
¿Por qué no soy capaz de ver los destellos de maravilla que tiene la mía?
¿Dónde estoy poniendo la mirada de mi corazón?
¿Cómo puedo ser tan rácano de no saber descubrir los maravillosos detalles de los otros?

¿La perfección? Creo que sólo es de Dios. No somos dioses (aunque lo intentemos cada día generándonos de esta manera más y más frustración), pero si somos capaces de maravillarnos, de disfrutar, de vivir nuestro pequeño privilegio de una amistad, de un encuentro, de una sonrisa, de una caricia, de un ‘ahora’ interminable e inolvidable.
Me gustaría poder vivir así cada día.

jueves, 28 de enero de 2010

La vida



Esto de dar vueltas como la rueda de molino para hacer harina es una pesadilla. Dar vueltas marea, pero también transforma. Le estoy dando vueltas desde hace mucho, mucho, mucho tiempo a esto de la vida. ¿Es un paso? ¿Es una carga? ¿Es una suerte? ¿Es un momento? ¿Es un estornudo? No sé, no hay manera de hacer harina de esto.
De momento la vida es un dar vueltas como una rueda de molino. En ocasiones hay algo que moler y se muele, tiene sentido, sale algo para dar, para compartir, para alimentar a otros. Otras veces está parada, quieta, sin fuerzas, sin ganas de nada, dormida. En estas ocasiones la vida parece que no tiene sentido, que no pasa. En ocasiones deseas que se pare para siempre, tener fuerzas y valentía para pararla de una vez, para que no sea torturadora de cabezas y corazones cansados de esperar, de buscar, de dar vueltas. Un número elevado de veces la vida marea. Vueltas y vueltas para nada, no hay harina en el trigo que molemos: gritos, incapacidades, desaires, imposibilidades, desánimos, enfados… harinas amargas para tirar al río (¿de la vida?). Nuestra tarea es no parar. La vida es breve pero la hacemos más breve empeñándonos en moler lo que no tiene harina, lo que sólo son agraces que no pueden alimentar a nadie. La vida nos convierte en piedras de molino que dan vueltas y vueltas, que se desgastan para moler, para hacer harina que alimente a los otros. Vueltas y vueltas, intentos e intentos de transformar el grano en harina para que el pan alimente al otro. La vida es la nuestra, la mejor, la única, la mía. ¿Quieres desgastaste haciendo harina para los otros? Empieza.

sábado, 23 de enero de 2010

Sumar o restar



En el colegio están los niños del primer ciclo aprendiendo a restar y hacen la prueba. El otro día vi un ejercicio que les había pasado su profesora. Son dos operaciones matemáticas donde lo importante es el resultado, quizá como todas. Todo lo de ciencias lo olvidé. Siempre me ha dado la sensación que en la suma se gana, es positivo lo que se transmite en la operación (hasta le signo lo indica), tengo más, soy más, crezco… En la resta ocurre lo contrario. El signo ya lo denominamos negativo cuando va junto a un número, tengo menos, soy menos, disminuyo…
¿Hasta cuando se suma en la vida? Esta semana cumplí años y hablando con un señor, que no sabía que yo cumplía años, me dijo: ‘a nuestra edad ya no se suma, se resta’. Yo creía que era mayor que yo. Me atreví a preguntarle y resulta que estaba equivocado. Era más joven. Nunca me había planteado este cambio de operación en mi vida. Según él tendría que estar restando: un año menos. Yo lo vivía como seguir sumando en mi experiencia, en mi aprender, en mi hacer, en mi ser: un año más.
¿Desde que momento se resta? Me detuve un momento en estos interrogantes. La rueda de molino que muele y muele, que da vueltas al grano de trigo de cada día, no ha dejado toda la semana de moler. ¿Estoy sumando o resto? ¿Qué es lo que prima en mi vida, lo positivo o lo negativo? ¿Es ir contracorriente sumar cuando debería estar restando? No sé muy bien. Pocas conclusiones pero creo que voy a seguir sumando. Creo que debo estar pendiente de lo que puedo llegar a ser y no tanto de lo que tengo o soy y voy a ir perdiendo.
¿Quién ha dicho que cumplir años es perder? Aunque sea verdad que queda un año menos, también es verdad que he vivido un año más. Es lo mejor: la resta agota, hace vivir con miedo a quedarse sin posibilidades de seguir cogiendo, llevando, teniendo. La suma hace crecer, ser un poco más, tener una experiencia mayor. Creo que voy a seguir sumando, quizá no a la misma velocidad como hasta ahora pero cada día un poco más de felicidad, de amistad, de responsabilidad, de tarea, de comunidad, de fe, de compromiso, de afecto, de abrigo… No por el hecho de tener sino de ser un poco más para que otros puedan ‘restar’ de mi todo aquello que voy sumando de lo que vivo y soy, para que ellos también puedan ir sumando en su vida.

viernes, 1 de enero de 2010

Ya está aquí 2010, pasó 2009



Ya está aquí. Nadie sabe como ha sido. Viene corriendo, sin detenerse, ya no podemos pararle, nos arrolla. Atrás quedan muchas cosas. Algunas inolvidables.

Un dolor insoportable por las ausencias · Padel · La Asamblea de Karit · Un amigo que se va para siempre · Chicago · Una sorpresa que hace temblar los cimientos de la vida y que no tiene explicación · Lágrimas y más lágrimas, de otros y mías · Malta para siempre · Unas vacaciones exigidas por los amigos · El largo viaje y experiencia de una amiga · El prójimo, ¿quién es? · Unos gorros, unas bandejas, quince días · Nueva Junta Directiva · Sorolla (2) con una amiga · Chistbook · ‘La Lola’ · Un gorra de pana y unas zapatillas de estar por casa · ‘Más comida que todavía quedan en la puerta’ · Los martes a la una y un poco · Delegar responsabilidades en la Pastoral Juvenil · Competencias de los miércoles · Planteamientos de futuro en los coles · Preparar ‘el evangelio’· Subir a la montaña, fatigoso pero posible · Una invitación atrevida y feliz para la Peregrinación de la Esperanza · Celebraciones con los peques · Carmina · Una nueva responsabilidad · Un paseo por el retiro · Dos viajes a Roma en maravillosa compañía · Un grito en una homilía · P. Martín · Sentirme familia en y con otras familias · Una Pascua muy especial, abierta y participada · No saber decir que no · Una delegación que no funciona · Las risas una noche en un restaurante en Roma · P. Gaspar · Nuevo miembro del Equipo Directivo · Un viaje en cercanías con una amiga · Mi ‘otra’ sobrina · Una cena familiar en Navidad · ‘Nuevos lenguajes de pastoral’ · Los claustros son posibles · Un amor sincero y alegre en la madurez de la vida de una de mis tias · La cruz que hizo un musulmán · Unos niños inolvidables en Suiza 11 · Albarracín, la coordinadora y su gran equipo · ‘Solo tú’ · El final de un vía crucis · Los encuentros con los amigos de JuCarMadrid en Madrid · Carmelo, mi hermano para siempre · La Jefa de Estudios · Más de 900 personas en el cole a lo largo de un día · Un libro de lectura compartido para clase · Un buzón · Un amigo en mi trabajo · Un intento de dieta, un fracaso · ‘La Jaima’ · Un verano sin estar en fiestas del pueblo · a+a+ carmelita · Nieveardia · Rezar con la comunidad y los que nos visitan · Dos gemelas · El examen de cada mes · Fiesta de final de curso con los profesores · Mi guía, compañero, colaborar, ‘alma’ de los Encuentros · Salamanca, una tristeza · Los jueves en el Albergue · Tres días en Cantavieja con mi hermano, inolvidables · Una corrección fraterna por mis comidas · La Curia, una comunidad acogedora · Un curso de formación en Valencia: mucho trabajo pendiente · Tengo miedo a que pierda la sonrisa · Varios Consejos Provinciales · Un finde en Azpilcueta · ‘Con poco… mucho’ · Un cocinero extraordinario en un campamento · La ilusión de una Colonia de verano · Confidencias · Buscar mi sitio · Las ‘mujeres’ de los viernes · Una nueva puerta, el ‘nuevo’ despacho · Dos horitas los viernes por la mañana · Detalles, una canción y una propuesta · Unas oposiciones hechas y en espera ·Un finde familiar en Madrid · ‘Palabra y Vida’ · Un ‘mal rollo’ que nos afecta a todos · Bienaventurados · Convivencias y oraciones con los profesores · El codo · Los paseos en Roma con mis hermanos carmelitas · Un nuevo ‘hermano’ de comunidad · Los lunes de nuevo Encuentros · Muchos niños en JuCar · Las conversaciones y los juegos con Carmen · Una desfilada solidaria · Muchos sms, soy un ‘pesao’ · El anuncio de una boda · Lejanía de un amigo · Un blog compartido que se muere · De nuevo puede celebrar un amigo · Una comunidad abierta que tiene miedos · Una comida en julio al salir de tu trabajo · José Luis · Un paseo por Nápoles con varios amigos · El Raco · La boda de un hermano, a la que no pude asistir · Una pulsera verde como recuerdo · Un delantal · La propuesta de ir a Osuna · Un paseo con una amiga por su pueblo · Mozambique · Largos ‘chats’ de gmail cargados de sinceridad · Un nuevo Prior Provincial · La disponibilidad de un hermano · Los regalos compartidos · ‘Estás mal, se te nota’, sentirme abrigado · Funerales · Comida con los Equipos de Pastoral · Falta de planificación de las clases · Niños en mi despacho los viernes · El Caliche sigue vivo · Preparar Eucaristías · …

¿Para este 2010? Algunas cosas ya están escritas en la agenda (Dublín, Roma, Zaragoza, Pirineos, Colegio, Pascua, 27 de agosto …). ¿Serán posibles? Sólo Él lo sabe. Sea lo que sea que sea, que sea con vosotros, que sea ENCUENTRO con Dios, que esté lleno de sonrisa y de felicidad. Todo esto debe ser compartido, no puede darse de otra manera.

Gracias Señor por haberme dado tanto de lo que no soy merecedor.
‘Hágase tu voluntad’ y no la mía.
‘Haz de mi lo que quieras’