miércoles, 25 de diciembre de 2013

La Luz siempre vence


Está apareciendo la luz, el día se acerca y comienza, siempre llega. Ha estado muy oscuro y es tarde, creía que no amanecería... siempre lo hace pero en ocasiones la noche le puede al día, le puede a la luz... y se llena nuestro corazón de nubarrones, de oscuridad, de imposibilidad de ver todo aquello que va iluminando nuestro camino... una pequeña estrella allí, al lado de nuestra mesa de trabajo en un recuerdo de una amiga o un amigo, una pequeña luz al salir a la calle y darnos los buenos días con una sonrisa maravillosa, una luz tenue de alguien que vive conmigo y que me acerca un plato para no levantarme, un destello al dejarnos sitio en el sofá para apretarnos y sentirnos cerca unos de los otros... Amanece siempre, amanece cada día y nuestras noches se llenan de luz, se llenan de vida, se llenan de despertares al encuentro, al abrazo, a vivir con intensidad, a la novedad, a la frescura, a la risa, a la amistad, a la familia...

Creo que todo esto es Navidad, siempre es Navidad... 
Desde un pequeño rincón del mundo, con un niño... Dios iluminó para siempre las tinieblas de este mundo y comenzó un nuevo amanecer. 

jueves, 12 de diciembre de 2013

Adviento hoy



Esta mañana Nacho Celaya, amigo que ya ha ocupado esta página alguna vez, ha escrito esta reflexión en Facebook. Cada día se acerca a la realidad mira de otra manera, comparte desde dentro para una fuerte implicación en el afuera, en y con el otro, en la transformación de realidades para que se llenen de humanidad. Hoy era sobre el Adviento y me he permitido copiarla aquí, hacer mía para mantener vivo mi pequeña ventana que se cierra, se cierra, se cierra... batida por los vientos de la vida, de las prisas y de los 'tsunamis' diarios que generan naufragios y turbulencias. 
 Tiempo de embarazo, de vida que se acerca en la vida de la (del) que espera, no está aquí pero respira, dolores que son llamadas de vida, peso porque está creciendo... tiempo de sosiegos, de preparar con la seguridad del encuentro. Me encanta tu propuesta de 'milagro de la fraternidad', los que están en los márgenes, en las periferias como dice el Papa Francisco, están gritando en la niebla, en el bruma para que nos acerquemos y compartamos, demos, vivamos la fraternidad... y se haga el milagro. Gracias Nacho


Cuidando la dimensión espiritual, en tiempos donde...
EL HORIZONTE ES BRUMA, ES CIELO… Y ES ESCARCHA

“Hoy el sol de la tarde tiene su nombre escondido.
Se oculta en el abismo de nuestras manos,
acompaña al silencio de las dunas.

El horizonte es bruma, es cielo y es escarcha,
mientras la tierra, azul y sinuosa,
acoge nuestras sombras y las borra
entre sus pliegues.”

Por mucho que se empeñen los gobernantes, guardianes de la ortodoxia neoliberal y los banqueros que nos expoliaron de manera cruel… En hacernos creer -con esas sonrisas que laceran los corazones nobles-… que técnicamente hemos abandonado la recesión, que hay luz al final del túnel, que ha empezado la recuperación… 

El ciudadano de a pie y más si pertenece a los “frágiles sociales”, ve el horizonte cada día más cerrado. Las fechas en las que se habla de “luz” cada día se retrasan más. 

En la intemperie de la vida, hace frío, viento... y es difícil encontrar abrigo que te sosiegue...

Por eso creo que la espiritualidad puede venir, en este tiempo, en ayuda de las personas para tratar de colaborar, por una vía muy distinta a la de los poderes fácticos, a abrir horizontes, a dar esperanza por caminos pequeños pero concretos, a sugerir actitudes de vida que contribuyan a levantar el ánimo y a iluminar un poco el -a menudo- oscuro camino de la existencia. 

Porque, en realidad… “Mucho” de la espiritualidad es resistencia para sostener la posibilidad de una vida más humana y digna. 

Para los creyentes, el Adviento es tiempo de esperanza, tiempo de abrir horizontes, de poner delante aquellos aspectos de la vida que colaboren a iluminar un poco el horizonte, que ayuden a levantar los hombros y los ojos para no ceder al desaliento, para que la amargura no nos hunda, para rescatar halos de dignidad y anhelos de esperanza.

Al fin y al cabo, el nacimiento de ese Dios pequeño, pobre, frágil… que celebramos en Navidad, no es sino la apuesta y la convicción de que hay horizonte para la vida humana. Esta seguridad de que hay salidas a nuestras situaciones vitales, alrededor del milagro de la fraternidad, de la vida comunitaria que acoge la diferencia, de la mesa compartida, de la justicia que rescata a las personas… Por eso nos adentramos en el Adviento como tiempo sagrado para abrir horizontes.

Porque el horizonte, la vida, amigo/a… es bruma, es cielo y escarcha: No es únicamente luz. 

* Hay que admitir la BRUMA, su lado oscuro, su pena, el dolor, la muerte, la lucha, la sin razón, la impotencia, la frustración... 

* Pero es también CIELO, logro, por humilde que sea…, luz, aunque sea tenue, posibilidad, que surge del compromiso y del trabajo por la paz. 

* Por eso es también ESCARCHA, porque la escarcha al comienzo del día promete una jornada de luz.

Dolor, lucha, luz, promesa…

... de todos esos ingredientes está hecho nuestro vivir cotidiano… hoy especialmente sombrío para tantas personas y pueblos.

domingo, 1 de diciembre de 2013

Esperando

Benicasim. 1 diciembre 2013. 8:30 am

Comienza ADVIENTO. Preparación, pararse, desear, esperar, revisar, dar pasos. Tiempo de Palabra y 'embarazo', tiempo de vida y sosiego, de gozo esperado y de saber qué llegará la VIDA y el ENCUENTRO.
Dos propuestas este domingo: VIGILAD y SORPRESA.
Tengamos encendida la LUZ para que cuando pase lo descubramos.
¿Que luz? La del corazón, la del alma, la de dentro que ve más allá, más profundo, más limpio, más profundo.
Dios os bendiga. Buen domingo.

domingo, 24 de noviembre de 2013

Encuentros con el Rey

Tapiz formado el el II Campo de Trabajo
'Muchachos..' 
Uno de las experiencias más gratificantes en las que he participado estos últimos años de mi vida ha sido el poder formar parte del Campo de Trabajo JuCar Región Ibérica que se realiza en la Obra Social de la parroquia del Carmen de Zaragoza. Es una manera de abrir lo carmelita, la espiritualidad de la Orden que acompaña mi seguimiento de Jesucristo, a los jóvenes que desean experimentar la búsqueda de Dios de otra manera. Ellos lo expresan de una manera excepcional cuando pasan por él, han sentido algo que no sentían, ven algo que les costaba ver, ha cambiado mi vida…

Os dejo un artículo que he escrito con Francisco Javier Bernabeu que ha acompañado casi todos los Campos de Trabajo que he vivido. Lo público hoy por ser un día especial, al final de la semana de Nadie sin hogar-Nadie sin salud, cuando se proclama en la liturgia de la Iglesia que Cristo es Rey… ¿Trono? La cruz. ¿Propuesta? La entrega generosa. ¿Presencia? El pobre, el último. ¿Tarea? Darse, amar, servir… Un rey tan diferente que no antes de pedir la vida de sus ‘súbditos’, la los que llama amigos, la da, la entrega, la reparte, la da a ‘comulgar’ para que tengamos vida eterna… es decir, ser felices. 

'El Carmen'

Hace siete años que comenzamos el Campo de Trabajo JuCar durante el mes de agosto. Quiero escribir algo sobre ello para la conmemoración de los 25 años de JuCar, para que quede constancia de este ‘hijo pequeño’ de la Familia Carmelita Joven que es JuCar.
Compartir, la tarde, la Palabra, el Encuentro...
En primer lugar es una experiencia de vida carmelita. Durante quince días de agosto un grupo de jóvenes vinculados a JuCar formamos parte de una pequeña comunidad de vida donde se intenta descubrir la presencia de Dios. Todos los que durante estos siete años han pasado por la casa de Miralbueno, Aires Nuevos, en Zaragoza han venido como buscadores de Dios, auténticos aventureros del Carmelo. Hombres y mujeres que desde JuCar quieren encontrarse con Dios y deciden vivir intensamente durante quince días para poder vivir esa experiencia trasformadora en su vida.
El Campo de Trabajo les ofrece tres herramientas fundamentales. La primera vivir juntos, compartir y sentirse hermanos. La responsabilidad de hacer para, vivir con, sentir en… con otros como ellos pero diferentes en caminos, tiempos y propuestas, convierte a los participantes en auténticos hermanos. Hay que hacer la cena, limpiar los baños, escuchar las propuestas, aguantar los ronquidos, planificar el horario, fregar voluntariamente… en definitiva llenar de vida fraterna el tiempo que se comparte en un espacio común para intentar descubrir en el rostro del otro, que es como yo, el rostro de Dios y hacerlo sirviendo y dándose. Es el pilar y la herramienta de la fraternidad como cauce que facilite el encuentro con Cristo.

Cinco minutos y abrimos... 'Padre nuestro...'
El segundo de lo pilares de búsqueda o herramienta de búsqueda es el servicio. Es la que les ha convocado a la mayoría de ellos estos siete años. Ha sido la que ha atraído hasta la Obra Social de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen a más de cien jóvenes. Siete grupos que han adquirido el compromiso de abrir el Comedor social de dicha Obra. Más de cien personas cada día se acercan para comer un plato de comida caliente. Personas como tú y como yo, como los jóvenes que del 1 al 15 de agosto han preparado la mesa, cocinado, arreglado, sonreído, acogido, servido… comida caliente para todos ellos. Este compromiso, adquirido por JuCar, ha posibilitado abrir el comedor. Servir a los demás, estar con ellos, sonreír, llamar por su nombre, ser generosos en el servir, fregar cacharros con cariño, poner la mesa con delicadeza, preguntar por la salud… han sido los detalles que han posibilitado en muchas ocasiones percibir pequeños rayos de luz, pequeñas huellas de la presencia del Deseado… Esta herramienta del servicio se ha completado con pequeñas experiencias en Casa Abierta, en el Centro de rehabilitación de alcohol, en el trabajo con niños acogidos en los pisos para familias necesitadas o en los centros de mujer con necesidad de techo y cobijo. Momentos de tensión, de sudor, de dudas, de incomprensiones, de certezas, de radicalidad, de risas, de bailes, de abrazos… que esponjan el corazón para que sea Él, y sólo Él, el que pellizque, el que se haga presente, el que te encuentre… ‘¡¡que ilusos!! pensábamos que éramos nosotros los que le íbamos a encontrar’ El servicio desinteresado, generoso y sin distinción de personas ha hecho posible en muchos casos que algo se mueva por dentro y que se comience a mirar con los ojos de Dios lo que nos rodea y a sentirse mirados por los ojos de Dios en la ternura o agradecimiento de la mirada de otros, iguales a nosotros, pero que buscan un plato de comida caliente y una sonrisa que les quite el polvo de la dignidad escondida o ensuciada por la injusticia de este mundo.
Preparados para acoger, tomar un café y compartir la vida
La oración es el tercer pilar o herramienta para llevar en profundidad esa búsqueda deseada. Sin intimidad con Él, sin escucha de su Palabra, sin celebración de la fe, sin la profundidad de lo simbólico, sin el silencio de la mañana o de la tarde debajo de un manzano o sentado en el césped contemplando el atardecer es muy difícil que el encuentro buscado y deseado se produzca. La experiencia de la fraternidad o del servicio sin el barniz de la oración es menos. Es a Él a quien deben dirigirse las preguntas, dónde buscar las respuestas, con quien sentir el deseo de transformación interior que nos llevará a ser hombres nuevos. Así durante estos siete años ha sido su Palabra la que nos ha convocado y ha resonado en el corazón de los que hemos participado en el Campo de Trabajo. ‘Dadles vosotros de comer’, ¿Dónde te vimos, Señor? ‘El pan cotidiano danósle hoy’. ‘Muchachos, ¿tenéis pescado?’.‘En Ti el huérfano encuentra compasión’ ‘y vosotros, ¿quién decís que soy yo?’‘¿Quién es mi prójimo?’ … Auténticos versículos que mueven corazones, que exigen compromisos, que no dejan indiferentes, que motivan respuesta. No es ante los otros, ni ante uno mismo mirándose al espejo, es ante Él ante quien hay que responder la pregunta ineludible: ¿A quién buscáis? Encuentro personal en Cristo, cara a cara con Jesús de Nazaret que transforma.
La Eucaristía... Comensalidad, mesa de Vida
Durante estos años hemos tenido muchas respuestas a esa transformación en Cristo que los que hemos participado en el Campo de Trabajo hemos tenido la suerte de vivir, pero queremos compartir con todos vosotros una de ellas. Uno de los que participaron en él nos dijo al volver a su ciudad que los veía, ‘los veo, David, estaban ahí y no los veía. Ahora los veo todos los días, los veo, me paro si puedo, les sonrío… están en los bancos, en los parques, en las esquinas. Estaban antes también, ahora los veo’.
Podíamos haberlo resumido en algo muy sencillo… ‘Cuando a uno de estos mis pequeños… a mi me lo hicisteis’

Francisco J. Bernabeu.
David Oliver. 

domingo, 17 de noviembre de 2013

Celebración (1)


Estamos de celebración en el colegio.
Son cincuenta años, desde 1963
Os dejo un artículo para la prensa del pueblo que hemos publicado con Susana Ramos, amiga y directora pedagógica del centro. Damos gracias a Dios...

La vida es una caja de sorpresas, alguien dice que solo se trata de estar en el lugar y en el momento adecuado. Muchos otros creemos que no existen las casualidades y que es la providencia de Dios lo que va marcando el suceder y acontecer de las personas. Voluntad de Dios y libertad personal que van jalonando el proyecto de vida. Tenemos la suerte de vivir muy activamente los cincuenta años del colegio Virgen del Carmen de Onda. La voluntad de Dios ha hecho posible que durante un curso entero pueda celebrar un gran cumpleaños.
Lo comenzamos a celebrar el día 1 de octubre haciéndolo coincidir con el día carmelita del colegio, la fiesta más importante de todo el año en el centro. Es una jornada de identidad, de sentirnos parte de un proyecto mucho más amplio que la clase, el ciclo o la etapa. Las puertas y ventanas de la cabeza y el corazón se abren a una dimensión universal en la presencia de la Familia Carmelita en el mundo y descubrir que somos parte de una historia de seguimiento de Jesucristo que continúa con y en nosotros.
El lema que ha motivado las actividades que vamos a ir desarrollando a lo largo del curso, sencillas y familiares la gran mayoría de ellas, es suficientemente explicativo para descubrir qué es lo que celebramos, 50 años educando en medio del pueblo.
Es mucho tiempo cincuenta años, es tiempo de varias generaciones. Es tiempo de alcanzar una madurez, de convertirse en una referencia, de poder explicar un itinerario y una historia. Muchos momentos inolvidables jalonan los cincuenta años de una persona y de una institución. Momentos que seguro tendremos tiempo de recordar y celebrar este curso con muchos de los que han sido protagonistas del mismo: alumnos, profesores, familias, empleados de la casa… y frailes, muchos frailes que han dejado su vida generosamente viviendo en obsequio de Jesucristo. El tiempo pasa y somos cada uno de nosotros los que lo llenamos o lo vaciamos, los que lo vivimos con intensidad.
La pretensión de estos cincuenta años ha sido y seguirá siendo educar. Proponer y acompañar procesos de aprendizaje y hacer crecer en todas las dimensiones a niños y jóvenes que han llegado a nuestra puerta. Nuestro colegio, que nació en las escuelas del Castillo, sigue abriendo las puertas a los niños y jóvenes para que descubran el protagonismo que tienen en la construcción de un mundo más justo. Hoy con una propuesta educativa innovadora basada en las inteligencias múltiples para formar en competencias básicas que cada uno de los alumnos debe desarrollar, con una opción clara por el inglés con proyectos educativos que facilitan su aprendizaje. La formación en valores del Evangelio está ampliamente desarrollada y fundamentada en el proyecto educativo pastoral del colegio con actividades que lo hacen vivo cada día y en cada actividad. La dimensiones de la identidad carmelita siguen vivas y actualizadas proponiendo a los alumnos que se atrevan a ser buscadores de Dios en medio del mundo siendo hombres y mujeres de oración que viven y construyen fraternidad con un compromiso de servicio a los más necesitados.
Muchos hombres y mujeres ondenses han llenado de vida durante estos cincuenta años los pasillos, aulas y patios de nuestro centro. Muchos de ellos han confiado a sus hijos a la Orden Carmelita para que les acompañe en sus años de escolarización. Es una gran responsabilidad que hemos asumido y queremos seguir asumiendo. Durante cincuenta años se ha propuesto una manera de entender la vida, de enfrentarse a las crisis, de celebrar las alegrías… Cincuenta años es mucho tiempo compartido con la sociedad, con las familias de nuestro pueblo. El colegio y todo lo que significa, todas personas que hemos formado parte del mismo durante estos años hemos recibido más de lo que hemos dado. El colegio Virgen del Carmen se ha ido formando por todo lo que cada alumno, cada familia, cada profesor, cada trabajador, cada carmelita ha ido dando y aportando… desde silencios, a juegos pasando por esfuerzo y sacrificio en el estudio. Por esta razón es necesario dar gracias, dar una pequeña mirada al pasado y al presente para agradecer todo aquello que lo ha ido llenando de vida. Este agradecimiento camina parejo al lado de la mirada a un horizonte de posibilidades y de futuro. La educación, seguimos creyendo en ello, es la mejor ‘arma’ para cambiar el mundo, el punto de apoyo para moverlo y transformarlo, la posibilidad de hacer realidad el proyecto de Dios: la fraternidad.
Desde aquí queremos invitaros a las actividades que vayamos proponiendo. Nos queremos despedir recordando el lema que este año nos convoca para distintas actividades, TOTS som COLE. Tú también si has estado vinculado al mismo de alguna manera durante estos cincuenta años.

P. David Oliver, Representante del Titular

D.ª Susana Ramos, Directora Pedagógica

viernes, 15 de noviembre de 2013

Buscar a Dios (2)

Viados, Campamento Virgen Blanca... Pirineos

A veces las cosas no se presentan solas. Parece que se pretende subrayar una y otra vez lo que estás haciendo, lo que estás viendo. Eso está pasando con mi necesidad de búsqueda permanente de Dios, la necesidad que tengo de hacerlo cada día y los deseos de conseguirlo en la cotidianidad.

Me cuesta saber dónde mirar, dónde sentir en el colegio esa presencia de Dios que anhelo, ese encuentro con Jesucristo vivo y resucitado que sé que va a cambiar mi vida. Hace un tiempo cayo en mis manos este vídeo que comparto. Entre los 0:40 segundos y 1:20, en menos de cuarenta segundos, he recibido dos pistas para poder seguir buscando, seguir abriendo cada poro de mi cuerpo, cada sentido y esponjando mi corazón para encontrarme con Él. Varios lugares, unas acciones, una manera de estar y ser en mi lugar de trabajo, unas personas… ¿Quién me puede ayudar a mirar? ¿Quién puede ayudarme a sentir? La propuesta es arriesgada pero hay que intentarlo una vez más. 

martes, 12 de noviembre de 2013

Karit, un poco para un MUCHO







Karit-solidarios por la paz es un poco de la Familia Carmelita en la Región Ibérica. Es una parte importante en la vivencia del carisma carmelita y todo lo que lleva consigo de 'vivir en medio del pueblo' escuchando los gritos de los últimos que mueven el corazón para construir un 'otro mundo posible'.
Os dejo un pequeño vídeo donde se resumen en imágenes algo de los MUCHO que se puede hacer si compartimos nuestro poco.
No dejes de difundirlo, de darlo a conocer, de compartir este apunte, de enviarlo a tus amigos... para colaborar en pintar un pequeño sol en medio de las tormentas de lo cotidiano.

domingo, 10 de noviembre de 2013

Buscar a Dios


La educación es, tal vez, la forma más alta de buscar a Dios
(Gabriela Mistral)

En ello estoy. La voluntad de Dios me ha traído a una colegio desde hace seis años para seguir buscando. Toda mi vida explicando a los que me rodean que soy un buscador de Dios, que mi fe es pequeña, que quiero encontrarme con Él, que quiero sentirlo al lado, que elegí esta vida para dejar que se encontrará conmigo... Me quejo de lo mucho que me cuesta descubrirlo, de lo fatigoso que es la tarea, de lo mucho que cuesta verle en los que encuentro cada día en esta casa (sin adjetivos)... Esta mañana me encontré con esta frase. Pensé: no querías caldo... toma dos tazas.

domingo, 13 de octubre de 2013

sábado, 28 de septiembre de 2013

Trasmitir vida

Es una suerte estar rodeado de portavoces, anuncios, reclamos, locutores...DE VIDA. Jóvenes que quieren ser felices con Él.
La mejor, y con mayor sentido, es la VIDA que pasamos con Él.
Un privilegio este fin de semana.

viernes, 27 de septiembre de 2013

Preguntas ineludibles

Sin miedo

¿Quién es Jesús para ti? (Lc 9,18) ¿Cómo le llamas? ¿Qué relación tienes con Él? ¿A qué cosas de tu vida le invitas? ¿Qué le cuentas? ¿Cuándo le escuchas? ¿Qué lugar tienes reservado para Él en tu casa? ¿Cómo le hablas?¿Decidís juntos?... Son preguntas ineludibles.
Recuerda: según sean tus respuestas… así será tu vida, tu seguimiento.

Él.. ¿qué dice? Que da su vida por ti.

jueves, 26 de septiembre de 2013

Admirar y algo más

Embobado de si mismo
Herodes estaba admirado de lo que le contaban de Jesús. Se preguntaba quién era ese hombre y quería verlo (Lucas 9, 7-9). Nosotros como Herodes podemos caer en una admiración, en un querer verle y no hacer nada. Conformarnos, como hombres de fe, en la admiración, el asombro, la exaltación y quedarnos quietos, sin movernos. Podemos desear verle y encontrarnos con él, descubrirle, estar a su lado, sentirle cerca y hacerlo esperando sentados, llenando bancos y bancos de ‘esperadores’, de pequeños ‘herodes’ de nuestro tiempo…
La fe es otra cosa que admirar y desear ver. Creer en Él es seguirle. Nada de quietos, nada de admiradores en la distancia, de ‘esperadores’ profesionales. La fe es seguimiento, salir a la calle y buscar entre los cartones, en los márgenes donde han echado a los ciegos o los que nos ‘sirven’, en los caminos donde están lo leprosos de este mundo porque no encajan en él… es allí donde podemos verle, sentirle, encontrarnos con Él .
Admirarle y desear verle, claro que si… pero caminando, siguiéndole, buscándole entre los hombres y mujeres de este mundo. Nada de quietos, somos caminantes y transformadores…

Buscar construyendo y construir buscando. 


miércoles, 4 de septiembre de 2013

Palabras del Papa Francisco a la Orden



Al Reverendísimo Padre
FERNANDO MILLÁN ROMERAL
Prior General de la Orden de los Hermanos
de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo.

Me dirijo a vosotros, queridos Hermanos de la Orden de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo, que celebráis en este mes de septiembre el Capítulo General. En este momento de gracia y de renovación, en el que sois convocados para discernir la misión de la gloriosa Orden carmelita, deseo ofreceros una palabra de ánimo y de esperanza. El antiguo carisma del Carmelo ha sido durante ocho siglos un don para toda la Iglesia, y todavía continúa ofreciendo hoy su particular contribución para la edificación del Cuerpo de Cristo, mostrando al mundo su rostro luminoso y santo. Vuestros orígenes contemplativos provienen de la tierra de la epifanía del amor eterno de Dios en Jesucristo, el Verbo hecho carne. Mientras reflexionáis sobre vuestra misión como carmelitas de hoy, os sugiero que consideréis tres elementos que pueden conduciros hacia la realización plena de vuestra vocación, que es la subida al monte de la perfección: el obsequio de Cristo, la oración y la misión.

Obsequio
La Iglesia tiene la misión de llevar a Cristo al mundo, y por esta razón, como Madre y Maestra, nos invita a cada uno a acercarnos a Él. En la liturgia carmelita de la fiesta de Nuestra Señora del Monte Carmelo contemplamos a María que está “junto a la cruz de Cristo”. Ése es también el lugar de la Iglesia: estar cerca de Cristo. Y es también el lugar de cada hijo fiel de la Orden del Carmen. Vuestra Regla se inicia con la exhortación a los hermanos a “vivir en obsequio de Jesucristo”, para seguirle y servirle con un corazón puro e indiviso. La íntima relación con Cristo se realiza en la soledad, en la reunión fraterna y en la misión. “La opción fundamental de una vida concreta y radicalmente dedicada al seguimiento de Cristo” (Ratio Institutionis Vitae Carmelitanae, 8) hace de vuestra existencia una peregrinación de transformación en el amor. El Concilio Ecuménico Vaticano II recuerda el papel que ocupa la contemplación en el camino de la vida: “Es característico de la Iglesia ser, a la vez, humana y divina, visible y dotada de elementos invisibles, entregada a la acción y dada a la contemplación, presente en el mundo y, sin embargo, peregrina” (Sacrosantum Concilium, 2). Los antiguos eremitas del Monte Carmelo conservaron la memoria de aquel lugar santo y, aún estando exiliados y retirados, mantenían la mirada y el corazón constantemente fijos en la gloria de Dios. Reflexionando sobre vuestros orígenes y vuestra historia, y contemplando la pléyade inmensa de cuantos han vivido el carisma carmelita a través de los siglos, descubriréis vuestra vocación actual de ser profetas de esperanza. Y, precisamente, es en esta esperanza en la que seréis regenerados. Con frecuencia, lo que aparece como novedoso es algo muy antiguo iluminado por una nueva luz.
En vuestra Regla está el corazón de la misión carmelita de entonces y también de ahora. Mientras os preparáis para celebrar el octavo centenario de la muerte de Alberto, Patriarca de Jerusalén, en 1214, recordaréis que formuló un “camino de vida”, un espacio que capacita para vivir una espiritualidad totalmente orientada a Cristo. Él delineó elementos externos e interiores, una ecología física del espacio y la armadura espiritual, necesaria para responder adecuadamente a la vocación y cumplir eficazmente la propia misión.
En un mundo que permanentemente desconoce a Cristo y, de hecho, lo rechaza, vosotros estáis invitados a acercaros y adheriros siempre más profundamente a Él. Es una llamada continua a seguir a Cristo y a conformaros a Él. Esto es de vital importancia en nuestro mundo tan desorientado, “pues cuando su llama se apaga, todas las otras luces acaban languideciendo” (Lumen fidei, 4). Cristo está presente en vuestra fraternidad, en la liturgia comunitaria y en el ministerio confiado: ¡Renovad el obsequio de toda vuestra vida!

Oración
El Santo Padre Benedicto XVI, antes de vuestro Capítulo General de 2007, os recordó que “la peregrinación interior de la fe hacia Dios se inicia en la oración”; y, en Castel Gandolfo, en agosto de 2010, os dijo: “vosotros sois los que nos enseñáis a orar”. Vosotros os definís como contemplativos en medio del pueblo. En efecto, si de verdad estáis llamados a vivir en la cima del Carmelo, también es verdad que estáis llamados a dar testimonio en medio del pueblo. La oración es el “camino regio” que abre la profundidad del misterio de Dios Uno y Trino, pero es también el sendero estrecho que discurre en medio del pueblo de Dios, peregrino en el mundo hacia la Tierra Prometida.
Uno de los caminos más bellos para entrar en la oración es la Palabra de Dios. La lectio divina conduce al diálogo directo con el Señor y nos muestra los tesoros de la sabiduría. La íntima amistad con Aquél que nos ama nos capacita para ver con los ojos de Dios, hablar con su Palabra en el corazón, conservar la belleza de esta experiencia y compartirla con aquellos que están hambrientos de eternidad.
El retorno a la sencillez de una vida centrada en el Evangelio es el desafío para la renovación de la Iglesia, comunidad de fe que encuentra siempre nuevos caminos para evangelizar el mundo en continua transformación. Los santos carmelitas han sido grandes predicadores y maestros de oración. Esto es lo que de nuevo se le pide al Carmelo del siglo XXI. A lo largo de vuestra historia, grandes carmelitas insistieron en volver a la raíces de la contemplación; raíces siempre fecundas de oración. Aquí está el corazón de vuestro testimonio: la dimensión “contemplativa” de la Orden, que ha de vivirse, cultivarse y transmitirse. Querría que cada uno se preguntase: ¿cómo es mi vida de contemplación? ¿Cuánto tiempo dedico durante mi jornada a la oración y a la contemplación? ¡Un carmelita sin esta vida contemplativa es un cadáver! Hoy, quizás más que en el pasado, es fácil distraerse por las preocupaciones y por los problemas de este mundo y dejarse fascinar por sus falsos ídolos. Nuestro mundo está fragmentado en muchas maneras; el contemplativo, en cambio, vuelve a la unidad y constituye una fuerte llamada a la unidad. Ahora más que nunca es el momento de descubrir el sendero interior del amor y ofrecer a la gente de hoy, en el testimonio de la contemplación, en la predicación y en la misión, no atajos inútiles, sino aquella sabiduría que procede del meditar “día y noche la ley del Señor”, Palabra que siempre conduce a la cruz gloriosa de Cristo. Y, unida a la contemplación, la austeridad de vida, que no es un aspecto secundario de vuestra vida y de vuestro testimonio. Es una tentación muy fuerte, también para vosotros, caer en la mundanidad espiritual. El espíritu del mundo es enemigo de la vida de oración: ¡no lo olvidéis nunca! Os exhorto a una vida más austera y penitente, según vuestra más auténtica tradición, una vida alejada de toda mundanidad, alejada de los criterios del mundo.

Misión
Queridos hermanos carmelitas, vuestra misión es la misma misión de Jesús. Toda planificación y diálogo serían poco útiles, si el Capítulo no realizase, sobre todo, un camino de verdadera renovación. La Familia Carmelita ha experimentado una maravillosa “primavera” en el mundo entero, como fruto, otorgado por Dios, del esfuerzo misionero del pasado. Hoy la misión plantea a veces arduos desafíos, porque el mensaje evangélico no es siempre acogido, e incluso es rechazado a veces con violencia. No debemos olvidar nunca que, aunque seamos arrojados en aguas turbulentas y desconocidas, Aquél que nos llama a la misión nos da también la fuerza para llevarla a cabo. Por eso, celebrad el Capítulo animados por la esperanza que nunca muere, con un fuerte espíritu de generosidad, para recuperar vuestra vida contemplativa y la sencillez y austeridad evangélica.
Dirigiéndome a los peregrinos en la Plaza de San Pedro he tenido ocasión de decir: “Cada cristiano y cada comunidad es misionera en la medida en que lleva y vive el Evangelio, y da testimonio del amor de Dios por todos, especialmente por quien se encuentra en dificultad. ¡Sed misioneros del amor y de la ternura de Dios! ¡Sed misioneros de la misericordia de Dios, que siempre nos perdona, nos espera siempre, y nos ama tanto!” (Homilía, 5 mayo 2013). El testimonio del Carmelo en el pasado pertenece a la profunda tradición espiritual que creció en una de las grandes escuelas de oración. Ésta ha suscitado la valentía de hombres y mujeres que afrontaron el peligro e incluso la muerte. Recordamos solamente dos grandes mártires contemporáneos: Santa Teresa Benedicta de la Cruz y el Beato Tito Brandsma. Me pregunto, entonces: ¿Se vive hoy entre vosotros con el temple, con la valentía de estos santos?
Queridos hermanos del Carmelo, el testimonio de vuestro amor y de vuestra esperanza, radicados en la profunda amistad con el Dios vivo, puede llegar como una “brisa suave” que renueva y revigoriza vuestra misión eclesial en el mundo de hoy. A esto estáis llamados. El Rito de la profesión pone en vuestros labios estas palabras: “Con esta profesión me uno a la Familia carmelita para vivir al servicio de Dios y de la Iglesia y aspirar a la caridad perfecta, con la gracia del Espíritu Santo y la ayuda de la Bienaventurada Virgen María” (Rito de la Profesión O.Carm.).
La Bienaventurada Virgen María, Madre y Reina del Carmelo, acompañe vuestros pasos y fecunde vuestro diario caminar hacia el Monte de Dios. Invoco sobre la entera Familia Carmelita, y en particular sobre los Padres Capitulares, la abundancia de los dones del Espíritu Santo, e imparto a todos de corazón la implorada Bendición Apostólica.

Vaticano, 22 de agosto 2013
Francisco


sábado, 31 de agosto de 2013

Compartir lo que somos para dar más


'Lo que soy lo pongo en tus manos como semillas que sé que tú vas a sembrar, cultivar y regar cada día para que den frutos en nuestra familia y en el mundo'


Regreso

Fue el otro día, no se demoró más tiempo… había que hacerlo ya. Quedó atrás un tiempo que no volverá. Regresé, regresamos… de nuevo la mesa, los papeles, los horarios, las reuniones, cada uno un ordenador. Algún olvido, varios recuerdos, varias sonrisas, mucha fuerza y energía positiva… Esto ha comenzado. Lo pasado está ahí pero sólo para recordar que la vista debe estar fija y hacia delante. No quiero ser estatua y menos de sal.
El regreso es para seguir pintando horizontes de colores, hoy unos pequeños trazos llenos de nombres gastados (horarios, reuniones, compañeros, padres, alumnos…) que parece que se repiten, pero que van a ser nuevos porque la vida no se detiene, fluye, sigue, alimenta y deja un poso sobre el que seguir construyendo. Nada de comodidades y repeticiones, todo cargado de novedad e innovación aunque suene sabido. Nada de desanimo, todo de vida, de lucha, de darse sin medida… ¿Cuánto durará? Ya los sé, ha durado diez minutos. Una norma olvidada, un recorte, una deuda, un enfado, una irresponsabilidad, una duda, un miedo y todo al traste, el deseo al pozo, la ilusión a la papelera y la realidad infranqueable como un muro con el que me he roto las narices… diez minutos y la tentación apareció, y se frunció el ceño, y comenzó a latir rápido el corazón anunciando ansiedad y agobio, nervios y enfado. Quise soltar el arado y mirar atrás y ver colores verdes, montañas, frescos atardeceres, tiendas, platos, canciones, colchones, jóvenes, cajas de pan, hombres y mujeres cargados de sonrisas que no gastan y que quieren regalar respondiendo a la primera que reciben gratis con la gratitud del que no tiene nada y lo da todo para que el otro comparta con él las nadas de la vida… pero la vencí, y volví a coger el pincel para pintarrajear ese horizonte arcoíris que vamos a colorear juntos no sólo diez minutos, sino otros diez minutos más y otros diez y diez más… y unos compañeros, y un proyecto, y una ilusión y un lema y una propuesta y una novedad…

Aquí estás Tú deseando jugar en los pasillos y sonreírme a mi y todos los que pasen por aquí, y hacerte el encontradizo en un suspenso o un castigo o una propuesta o una duda o una sonrisa o una confidencia, en un recreo o incluso en una de las miles de reuniones que se avecinan… Voy a construir el sueño que me ronda cada día, aunque no me acuerde de nada de lo soñado cada noche. Voy a vivir el sueño de buscarte y encontrarte, y no miraré a otro lado ni hacia atrás, ni hacía arriba pensando que estás ahí… miraré adelante, a los ojos de jóvenes y niños que te quieren conocer y también te buscan como yo y haremos un equipo y serás nuestro Capitán, y cantaremos juntos, bailaremos si llueve e imaginaremos un mundo mejor y más justo para construirlo juntos, contigo y juntos… Pasarán diez minutos y otros diez y diez más y seguiré adelante porque Tú vas conmigo, tu cayado es mi apoyo y me conduces a verdes praderas (quizá un poco empinadas, eso sí)… Regresé para quedarme, para buscarte, para encontrarte, para vivir. 

domingo, 25 de agosto de 2013

José Gálvez, Perú

Esta experiencia sera un verdadero salto hacia adelante
Durante este verano tres amigos han estado en Perú, en José Gálvez un barrio a las afueras de Lima, visitando algunos de los proyectos que durante quince años ha ayudado Karit-solidarios por la paz a realizar con la colaboración de los que allí viven cada día. José, Maribel y Nieves han querido mirar aquello que ha sido parte importante de nuestra ONGD de la Familia Carmelita durante los años de su existencia. Se llevaban preguntas, cuestionarios, registros, proyectos de animación… para realizar una evaluación de los distintos proyectos de ayuda al desarrollo que se han realizado durante estos años.
Estoy deseoso que mirar sus ojos para descubrir que ha pasado. Serán los ojos, serán sus sentimientos, serán los nombres que pronuncien… la verdadera evaluación. Algo ya se puede leer en el blog que han ido elaborando y en el que han ido colocando parte de lo que han vivido. Perú: cooperación para la transformación ha sido una pequeña ventana abierta a momentos de encuentro, de vida y de miradas dadas y recogidas para transformar el corazón… Esto es lo verdaderamente importante, aunque sea a lo que menos recursos económicos se le dedican. Las Hermanas, los cooperantes del barrio, las familias de los mircroproyectos, los coordinadores de las actividades, los que animan Karit cada día allí y por lo tanto son los verdaderos agentes de transformación… sus abrazos, sonrisas, acogida, despedidas, acogidas y deseos de felicidad no tenían casilla en las hojas de registro pero las han llenado, seguro, de un color especial que matiza e ilumina los datos, el color de la fraternidad.
¿Los registros? ¿La evaluación? También tendrán su momento, también tendrán su lugar… pero lo primero es lo primero.

Gracias amigos por ir y estar, gracias amigos de Perú por acoger. Dios os bendiga a todos.  

sábado, 24 de agosto de 2013

Oración


Plantar una pequeña planta para que nuestras manos toquen las entrañas de la tierra como si, Padre, pudiéramos tocar las tuyas de misericordia para plantarnos en Ti y sólo en Ti. 
Queremos echar raíces en Ti, como huérfanos de sentido que buscan horizontes, como necesitados de abrazos que quieren volver a casa después de haber sentido las hambres de este mundo tanto en nosotros como en aquellos que hemos encontrado y nos han hablado de Ti, que nos han mostrado tu rostro, que nos han mirado como Tú nos miras. 
Tienes, Padre, entrañas de misericordia donde cada uno de tus hijos encontramos el lugar del primer cobijo de la Madre que nos dio la vida, Tú. Es ahí donde queremos enraizarnos, crecer y succionar todo aquello que nos haga darnos, como flor que con las primeras luces del sol se abre, para dar color a la vida de los que están a nuestro lado. 
Tus entrañas tienen marcado nuestro nombre y desde ellas nos miras con pasión de Dios Todoamoroso, Entrañable, Creador y Padre-Madre.

lunes, 5 de agosto de 2013

Comienzo

Se necesitan menos maletas al irse. Muchas cosas se han quedado entre el jardín y se han quemado con las hojas de los árboles en otoño. Hay sitio ya que en terapias intensas de peleas con dragones y caballeros se morían pesados demonios adictos a destilados malolientes.
No se necesitan maletas para la ilusión, la esperanza y el esfuerzo. Ocupa poco el horizonte recien estrenado de una vida por hacer, vivir y amar. Es la tuya, tú eres el protagonista. No más trucos de magia ni falsos techos que tapen las goteras.
Tú eres el director, sabes la partitura que hace sonar el corazón, que armoniza los gestos para que suene la música de la felicidad.
Es el comienzo de tu nueva vida...

domingo, 28 de julio de 2013

Lo que nos espera



"La educación debe ser cooperativa. El motor de todo esto no puede ser el mercado, sino la felicidad"
 Francesco Tonucci


No podemos dejar de escuchar estas respuestas para prepararnos a la ‘nueva’ ley que nos viene... pincha aquí. 




martes, 23 de julio de 2013

Gracias KARIT

Los intervalos del tiempo van marcando la historia. De nuevo tienes en las manos una Memoria de Karit-solidarios por la paz. La solidaridad, la construcción de un mundo mejor, la defensa de la dignidad del hombre, de un mundo más justo y en paz… vuelven intentar resumirse en datos, nombres y actividades. La Memoria quiere ser un resumen de lo realizado y vivido, pero necesita una mirada de agradecimiento a todos los que están o estamos detrás de los datos y cifras.
Gracias a todos los que han pensado una actividad, los que han participado en su organización, los que han abierto una puerta para poder hacerla, los que han vendido una entrada, han hecho un postre o han pasado frío explicando y defendiendo la dignidad del hombre en una feria. Gracias a los socios, los donantes, los voluntarios, los amigos, los hermanos y hermanas carmelitas, los que se quedan o los que se van de colaboradores porque la crisis ha aumentado e impide su compartir. Gracias a todos los que han puesto su calendario en la mesa de su trabajo, los que llevan la camiseta, los que explican de palabra o con la vida nuestro lema ‘Con poco… mucho’. Gracias a los que han viajado a visitar y colaborar con nuestros proyectos de ayuda al desarrollo, gracias por hacernos crecer, por compartir, por escribir, por compartir vuestro cambio personal, vuestra experiencia, vuestras fotos…
Gracias a los que están allí, por sus cartas, sus propuestas, sus agradecimientos. Gracias a los que se benefician, poco o mucho de un pozo de agua, de una escuela,
de un dispensario, de un macroproyecto, de un huerto.... Gracias por crecer en dignidad, por ser luchadores, por seguir buscando y colaborando con vuestra lucha en la construcción de un mundo mejor. Gracias las comunidades carmelitas que forman la mayoría de nuestras contrapartes, gracias por la denuncia de lo injusto, por vivir la justicia, por defenderla, por ser y estar en medio del pueblo la lado de los más pobres, por ser con ellos, por abrir vuestra casa, por compartir vuestro privilegio. Gracias a los que siguen buscando, proponiendo y solicitando nuestra presencia, los que confían en nosotros, los que siguen esperando.
Gracias a la Junta Directiva, a los que generosamente dan su tiempo para organizar, para decidir, para planificar, para hacer realidad, para seguir empujando el proyecto de construir fraternidad en medio del mundo. Gracias por el tiempo, los viajes, los proyectos, la compañía, el sentido, la vida… que ponéis en ello. Gracias a los trabajadores de Karit, los que saben hacer grande su trabajo poniendo alma, corazón, vida en ello más allá del salario justo. Gracias a la Familia Carmelita que nos acoge aquí y allí, los que deciden y los que no, los que abren sus casas para las reuniones, actividades, encuentros…. Gracias por vivir la fraternidad de nuestro carisma también con Karit.
Aquí os presento, en un mundo en crisis que se tambalea por la tormenta de cada día y que nos hace vivir con miedo, la Memoria de Karit-Solidarios por la paz del año 2012. La tormenta, la crisis, el miedo, la duda, la incertidumbre… no han hecho mella en el compartir. Todos nosotros sabemos que pese a ello podemos seguir dando, que todavía hay algo de lo que somos y tenemos que puede ayudar a la realización de otro mundo posible. El tiempo pasa, es apremiante seguir luchando por un mundo más justo y en paz, Karit-solidarios por la paz no sé para, no sé detiene en esta urgencia y dificultad. Una urgencia y crisis de aquí y de allá que hace que sigamos necesitando ‘vestir’ de dignidad a todos aquellos que son ‘desnudados’ de la misma, aquí ya allá.

Gracias a todos por dar (vida, recursos, tiempo…), yo os aseguro que aunque parezca POCO… ayuda a cambiar y construir MUCHO.
(Presentación de la Memoria Karit-solidarios por la paz 2012)

jueves, 18 de julio de 2013

Innovación (2)


Se lo 'robé' a Juan, un maestro de nuestro cole, lo había puesto en Facebook.
Gracias Juan.

Con la excusa de que nos facilitarían la vida presentando materiales cada vez más atractivos terminaron por hacerme tonto, pero tonto, tonto, de los que no tienen iniciativa ni quieren tenerla.. . No sabía qué era lo que estaba trabajando porque se trataba únicamente de seguir el libro, no sabía qué estaba evaluando porque se trataba de fotocopiar la hoja de evaluación, no sabía programar porque total era cortar, pegar y ponerlo en un formato oficial, la evaluación la entendía como un juicio de valores hacia el alumno, no estudia, no quiere aprender, no trae los deberes. Nunca hacía una reflexión sobre qué era lo que estaba haciendo yo por mis alumnos. Los contenidos eran aburridos y poco significativos no, lo siguiente, y todavía me quejaba porque a las tres de la tarde tenía que estar batallando con mis alumnos para que atendieran. Me ponía nervioso cuando venía un niño con necesidades educativas especiales porque, como eso no venía en la editorial, no sabía por dónde empezar y todo lo veía una molestia. Hace años me levanté un buen día y dije, basta!!!, Asi que, quedo muy agradecido por su valiosísima aportación al mundo de la educación, pero hace años que decidí ser yo mismo el Timonel de mi barco. El que organizase los contenidos, el que eligiese la metodología de trabajo, el que eligiese los materiales, el que decidiese cómo y qué evaluar. Si tengo que tratar con una editorial es para que el material sea una ayuda, no para que me anule como maestro. 

Sin palabras, sin saber que decir... 

martes, 16 de julio de 2013

Su presencia


Todos tenemos muchas personas que son cercanas a nosotros, sin las cuales nuestro proyecto de vida no tendría sentido. Somos lo que somos por ellas. Personas que forman parte de nuestro ser, de nuestra identidad y de la historia que vivimos. Ellas han sido determinantes por sus propuestas, por sus gestos o por su manera de entender la vida. Los “otros”, que han ocupado u ocupan un lugar en nuestro corazón y en nuestro proyecto de vida, que hacen que vivir así, aquí y ahora adquiera una posible razón, explicación o sentido. Los hombres y mujeres de este mundo no somos islas, es en los otros y con ellos como delimitamos nuestro ser y crecemos en identidad. Nuestra felicidad depende de la felicidad de los otros.
En ocasiones la presencia de las personas que queremos no es palpable, no están aquí a nuestro lado para ser abrazadas, consultadas y escuchadas. Incluso algunas de estas personas ya han muerto o están lejos para que puedan incidir directamente en lo que hago y decido. Esta distancia temporal, en algún caso infranqueable, no impide que nos guíen, determinen o ayuden a ser. Otras muchas están a nuestro lado y con ellas podemos encontrarnos en lo cotidiano para seguir creciendo juntos, dando y recibiendo, sintiendo y amando. Juntos, y sólo juntos, podemos ser lo que somos y desarrollar aquello, que como don de Dios, hemos recibido para transformar el mundo y construir el Reino de Dios.
María, la Madre del Señor, vivió así al lado de su Hijo Jesús. Dice la Escritura que Jesús iba creciendo… junto a su familia, junto a María su Madre. Ella presente a su lado, próxima, cercana, compartía todo con su Hijo. El joven buscador que estaba en casa, el niño que se pierde en el templo, el aventurero que hace cosas incomprensibles, el que predica en su pueblo y no es entendido, el profeta que reivindica un sitio, el maestro que propone una gran novedad….Al lado, siempre al lado, María. ¿Cuánto de María descubrimos en la humanidad de Jesús? Nunca lo sabremos, nunca podremos averiguar que gestos de Jesús son los que María enseñó, mostró y ayudó a discernir como gestos que podrían ser señales y huellas de encarnación. Quizá la manera de mirar a una mujer que con flujos de sangre y una fe ‘como para mover montañas’ toca el manto de Jesús entre la muchedumbre. Tal vez el gesto repetido de tocar a todos aquellos que sufren, que está al borde del camino o fuera de la ciudad, de lo establecido: no bastaba la mirada, había que tocar. Tiene mucho de madre, de entrañas de misericordia, la manera en que Jesús despide a la pecadora después que todos los que iban a apedrearla desaparecieran, cuántas veces nuestras madres nos han dicho: no lo hagas más. Es gesto de madre, gesto de entrega, el silencio ante el Sanedrín, ante Pilato, ante el gran precipicio de la historia para salvar y darse por cada hombre y mujer de este mundo, silencio de entrega que tantas madres de este mundo tienen con sus hijos… Muchos gestos podríamos descubrir en la vida de Jesús que pudieran ser reflejo y señal de los que aprendió, sintió y gozó de su Madre, la Virgen.
También nosotros, carmelitas, Hermanos de la Virgen María del Monte Carmelo tenemos a María entre aquellos que de una manera determinante nos ayudan a ser lo que somos. María, la Madre del Señor, se convierte en compañera de camino para religiosos, laicos, religiosas, creyentes, no creyentes… hombres y mujeres que estos días de julio se acercan a la advocación de la Virgen del Carmen. Son días de novenas, de rosarios, de Escapulario, de procesiones, de flores, de cantos… Días de alegría por la presencia, el manto protector y la compañía de María, de la Virgen del Carmen. Pero no debemos olvidar que de ella, de la Señora del lugar, la Señora del corazón, debemos recuperar los gestos que mostró a su Hijo Jesús y que muchos intuimos por los que Él hizo. El carmelita en cualquier estado de vida debe gozar de la presencia cercana, próxima y presente de la Virgen María. Sus gestos se convierten así en criterio de discernimiento y vida para todos nosotros. Tocar y aproximarse a los enfermos, a los que sufren, a los que se quedan sin casa, a los que viven ‘al margen’. Perdonar y llenar de misericordia una sociedad enfrentada, individualista, egoísta… Entregarse con la humildad, el silencio, la falta de protagonismo que María y Jesús nos muestran. Y un último gesto de Jesús que habla de la fuerza de la defensa de la justicia, de la denuncia de lo injusto. Un hombre enamorado de los valores eternos, de la dignidad del hombre, del Dios verdadero que es capaz de ‘sacar el látigo’ por defenderlos. El carmelita debe hacerse presente también con gestos de compromiso, radicalidad y firmeza en la defensa del Dios del amor, de la generosidad, de la libertad frente al dios-negocio, al dios egoísta y del poseer a cualquier precio que reduce la dignidad del hombre y su condición a mero cliente. Los mil gestos de devoción de estos días deben ser acicate para estos otros que transforman el mundo y construyen Reino de Dios cada día.
Estos son gestos aprendidos de alguien especial, de la que su presencia no podemos olvidar… aunque no esté al lado, aunque nos cueste tocarla, aunque parezca que no está aquí, aunque no la sintamos… María, la Madre del Señor.  María para esta Familia del Carmelo, es referencia donde mirar, aprender y discernir en el camino de nuestra vida. De todas esas personas que a lo largo de la vida han influido e influyen en lo que somos, Ella se convierte para el creyente, y para el carmelita en particular, en presencia verdadera en los gestos de cada día.

Felices Fiestas del Carmen a todos. 

sábado, 13 de julio de 2013

Innovadores (1)


Han sido días inolvidables. He estado en Salamanca en un curso de formación, intentando comprender que es eso de innovación educativa. Era el final de un proceso de formación que empecé, junto con algunas compañeras del colegio, en septiembre. Han sido cinco fines de semana durante todo el curso más este increíble colofón de cinco días maravillosos en Salamanca. Quiero escribir y no me sale casi nada para contar… Mi cabeza no deja de dar vueltas y vueltas como ‘ruedademolino’ que es, de ahí el título de este blog. Saldrán cosas, muchas cosas que quizá no llegue a escribir aquí, que quizá no llegue plasmar por escrito o explicar nunca pero espero que me cambien como profesor o maestro.
Una cosa para compartir, así de repente esta mañana de sábado, y que no será la última. El protagonista de la educación, de los colegios, de las aulas, de las actividades, de los libros, de los patios es el alumno. Él, y sólo él, debe marcar, orientar, guiar las decisiones. Decisiones que deben ser individualizadas y únicas. La clase será de tantas líneas, acciones, miradas, gestos, caricias, propuestas, proyectos, horizontes, procesos… como alumnos entren por la puerta, se sienten o bailen… Esta es la gran innovación, la gran propuesta innovadora. No hay otra. Hacer depender mi tarea de esto lleva a una relativización de otras muchas cosas, a colocarlas en planos donde adquieren su verdadero sentido. Mi profesión deja de ser funcionarial para ser claramente tutorial, de acompañamiento… vocacional, de respuesta a la llamada del otro, del tú del alumno. ¿No está siendo así en nuestros centros? Creo que se nos ha ido diluyendo poco a poco sin darnos cuenta. Planificamos desde la actividad, explicamos desde el libro, hacemos el calendario desde el profesor, hacemos el horario desde la ley, bailamos con nuestra música, tocamos la flauta porque siempre se ha hecho así, leemos la Biblia ya que lo pone el texto de religión, hacemos las oraciones para ellos pero sin contar con ellos… ¡¡¡Qué pocas cosas hay en nuestros centros que se hagan, planifiquen, orienten, propogan…  con ellos, para ellos, desde ellos!!! El cambio de metodologías, las propuestas de formas y maneras nuevas… es para facilitar esto, solo para esto.
Me paro aquí…

Espero continuar. 

martes, 9 de julio de 2013

La plaza

Está terminando el día. Cansados. Mucho calor y mucho contenido. Momentos inolvidables de un curso intensivo y maravilloso. Es un auténtico privilegio poder participar en este curso que alguien me dijo una vez que era de primera división, para algunos no es así, creyeron que era una carga, algo que no les aportaba nada... Para gustos colores. Solo por la Eucarístia de hoy vale la pena el viaje, el calor, el trabajo...
Estamos en la plaza. Mi primer apunte desde aquí. Es lugar de encuentro, de turistas, de transeuntes, de comidas y vinos, de wifi, paseos y quedadas. Lugar de gritos y fiestas. Escucho la tuna (media treinta y cinco años) detrás de mi, he tomado un helado. Es un buen final para un día intenso de espiritualidad, tecnologias, trabajos, preguntas... Salamanca siempre está ardiendo pero estos días más. Calor e innovación que me queman. Cantan y cantan los tunos, nada de Tics pero mucho de vida.
Las palabras de hoy: evidencia, desapender, espiritualidad, cambiar el paradigma, detalles, hemisferio derecho.

lunes, 8 de julio de 2013

Descanso

Un helado. Un tertulia. Compañeros. Miradas. Vecinos d mesa. El café. Un entorno entrañable. Muchos recuerdos. Repaso del futuro propuesto, del horizonte abierto, de lo posible por realizar. Ninguneo del "yo". Un tiempo inexplicable, puro sentimiento. Deseos de quedarse toda la noche escondido y animado por un pacharán casero como el de Ismael para que no se nos terminen los cuentos, la vida, los recuerdos hechos presente en sonidos, gustos y lugares. No puede ser, hay que dormir... 33 grados nos derriten. Llega el merecido descanso.
Cuatro conceptos de hoy: oportunidad, melodia, visión de cumbre, transformaciones.
Un día importante.

domingo, 7 de julio de 2013

Luz

Se esta haciendo de noche. Una amiga conduce. Vamos hablando de viajes, de la vida... Hago la foto, la mando a unos amigos. Me contestan. Muy bonita, preciosa... De un equipo de trabajo me dicen: vas camino de la luz. Será eso la innovación educativa? Creo que si: luz ante tanta tiniebla legal, de recursos, de motivación, de acomodiento, de conformismo, de juicios de valor sobre los alumnos, de funcionarios sin opositar... "Bendita la luz" es también una canción preciosa de Maná. Salamanca me espera.

viernes, 5 de julio de 2013

jueves, 27 de junio de 2013

Juan



Quiero tener en esta pequeña ventana un recuerdo para Juan. Murió ayer. Era mayor. Toda una vida de fraile. Miles, cientos de miles, quizá millones de fotografías. Un rebelde, un hombre libre o ‘por libre’…. Fue fraile carmelita toda su vida. Escritor sin libros en su última habitación. Necesitado de muchas manos, los últimos años de su vida. Cansado de proponer, buscar, intentar… Viajero: Cuba, República Dominicana…
Buscador de justicia, defensor de derechos, profesor de la escuela pública… Era libre, vivió en libertad o ‘por libre’. Cuestionado, intuitivo, creador de palomas de la paz para las solapas… al final un hombre frágil, un hombre lleno de debilidad como todos, como todos; y necesitado de cariño, como todos. Alguna vez he pensado que envidiado por alguno, maestro de algún otro que lo criticaba por ‘ir por libre’ o ser libre, no sé muy bien… Amigo de sus amigos. Enamorado de Tito Brandsma, entusiasta de su familia, de su tío, de su pueblo, de su gente, de sus amigos… Pintor poco constante… hombre de proyectos, unos realizables y otros no. Casi no lo conocí…
Trabajo en una obra que el pensó, va a cumplir cincuenta años en octubre, el colegio Virgen del Carmen. ¡¡Vaya suerte!! ¿Por qué se te ocurrió esta idea? ¿Sabes lo que es ahora? ¿Era lo que pensabas?... me hubiera gustado compartir contigo muchas cosas de esta idea tuya en la que ‘sufro, lucho, vivo y muero’. Miles de niños entonces, abuelos ahora, jóvenes antes y padres hoy han pasado por aquí. Un alto porcentaje de este pueblo, que te acogió durante mucho tiempo y que te ha hecho hijo adoptivo en el corazón, han pasado por estos pasillos, aulas y patios que tú pensaste, quisiste y empujaste a realizar… ¿Ha dado fruto todo esto? ¡Quién soy yo para juzgar! Imagino que si, sé que mucho.

Un último recuerdo, que no olvidaré nunca, es un abrazo que te di en el antiguo claustro de El Carmen. Un abrazo como respuesta a una denuncia tuya. Una injusticia más que querías compartir a la hora de la siesta con este pobre pecador entonces con posibilidades de recoger y paliar aquello que vivías con desasosiego, injusticia y poca paz. Tenía sueño, estabas insistiendo e insistiendo… te deje terminar y respondí con una pregunta: ¿cuánto hace que no te han dado un abrazo? No sabías que contestar, me acerqué a ti, te di un abrazo y te dije que luego hablaríamos del asunto. Vi tu cara, no sabías que decir… nunca volvimos a comentar nada de aquello, ni lo que había provocado la visita ni de mi abrazo. Me sentí bien… pensé que detrás de tu malestar lo que había era soledad, falta de cariño… demasiado ‘ir por libre’ o ser libre y a cierta edad ya no sé puede mantener el ritmo… Me despido de la misma manera. ¿Cuánto tiempo hace que no te dan un abrazo?... Yo ya no te lo puedo dar, ha sido el Padre quien te lo ha dado y te ha hecho, por fin, libre… ahora ‘ya no irás por libre’, eres libre. Feliz Abrazo, Juan.