lunes, 31 de diciembre de 2012

Para coger impulso




… Reuniones de consejos (varios y de varias cosas… ¿seré importante?) · Los encuentros de cada semana · Un mundo que se rompe por su muerte para resucitar · Luís · Un proyecto compartido hecho realidad: profesor · Confidencias · Abrazos nuestros · Un nueva casa, una familia · Un llamada inesperada a las siete y media de la mañana · Innovación, innovación, innovación · Mi comunidad se hizo grande, había sitio para todos, cenamos en el salón · El examen mensual · Bocairente · El Molí y jugar juntos · Distancia, mucha distancia · El Desierto para comenzar el descanso · Confidencias en la playa antes de cenar · Pasear por ‘El Pinar’ solos El y yo · Un nuevo diácono para servir · Neus - Monjas y frailes proponiendo experiencias de encuentro con jóvenes · Celaya · La Manga · Asamblea de una nueva provincia · Una tarde con Ismael en el Más de Julián · María, Pablo, Luis, Ana, Jorge… y sus padres · Ejercer de tío un día casi entero · Unos juegos olímpicos solidarios · Un corazón en forma de caja, un sueño, una botella, un imán…. · Una procesión sentida y descubierta · Buena Noticia, Buena Noticia II y III · Unos pisos, un dinero, un bajo… Gracias · Unas tapas en Madrid · Peces de colores, cada día uno · Día Carmelita · Una tertulia después de comer… se durmieron, claro · Algo sencillo: una ensalada y lo que haya · Pasamos de abrir los ojos a escucharle · Un Luis Cañas · Una chapa y un día de compartir, de colegio de verdad · Barcelona es bona con Karit · El Albergue · Una respuesta por escrito, un fracaso, un ejemplo de pasar página · Una imagen, un comentario · Lágrimas en el despacho, tengo que animar · ‘Muchachos ¿tenéis pescado?’ · Una gran fiesta final del campo de trabajo · Los lunes sin comer hacia la montaña · Pana · Poesía, musical, mural, juego… nuestros santos y los jóvenes ·  Encuentro de AMPAS · ‘Prometheus’ · 50 años, gomas, tiritas, ceras, dulces, ceras de colores… sueños, deseos, abrazos · Colegio y más Colegio · Un curso de acompañamiento no realizado · Viver y Alarcón · La interioridad no es seriedad y caras largas · Embarazos que transforman caras (y barrigas) · Rincón · Un régimen no terminado y olvidado · Apuntes a este blog · De 13:30 a 15:00: una mesa, amigos, comida, compañeros, descanso… lo mejor de muchos días · Una nueva licenciada · Alquiler de un piso, por fin · Un comida al cosechar · ‘La nit de Nadal…’ · Una sonrisa en Tales · Menudo entrecot con mi familia · Visité Santa Bárbara y os encontré · La peña de unos amigos, como en casa · Una ecografía que hace brillar los ojos · No cambia nada pero lo intento · Playa· Una caja mágica · Un gran grupo de monitores: renovado, ilusionado… · El final de un puzzle · Voluntariado internacional de Karit: un fin de semana… irrepetible · Un día, un email · Vaciar una despensa · Visita a la monjas en agosto, casi una tradición · ‘Tu si que vales…’ para seguirle · Una red que se perdió · Una cena en Málaga, y otra cena, y una comida… unos amigos, mi casa · Cantar y bailar para celebrar · Alicante, ¡¡Menudas Jornadas!! · Darle la vuelta a la capilla para celebrar el amor · Una profesión · Las cenas de algunos jueves en casa con vosotras · Nueva coordinadora · ¿G-15 ó G-14? G-los de casa · Siete ‘sentires’, siete · He aprendido a dar gracias, ellos me lo han enseñado · Una piscina en Oropesa, una día de familia · Excel, WhattsApp, Drive, Blog, Youtube, Dropbox... ·Un desayuno con macarrones… fiestas · Pincelín y un compartir maravilloso · Huellas de los pies · ¡¡Menudo festival!! · Hotel-Santa, un descanso, un amigo · Recetas de lluvia y azúcar · Aprendiendo a cuidar piscinas · Un accidente y muerte · Una terraza, en familia · Semana del voluntariado, sin vosotros imposible · Un proyecto: un huerto. Un imposible · Un bautizo, una fiesta. Otro bautizo, otra fiesta · Caminar sin estar · Una convivencia al lado del mar · Unos reyes magos maravillosos, fríos y deseados · Una formación con Karit para las hermanas de lejos que estaban aquí · Buscadores de luz · ¡¡Que importante la reunión de los jueves por la mañana!! · El Raco, de nuevo lugar de encuentro · ¡¡Como van a pagar si no tienen dinero!! · Un encierro desde la ventana · Una cena, un encuentro, para preparar una Eucaristía… ¿no era ya sacramento? · Una tarde en la terraza, un amigo, un proyecto… un curso por delante · Antes de Navidad, la Pascua · El Henar, un deseo: felicidad · Entrar en una nueva casa de la familia · Pañales, gorritos, toallas, ropita de bebe, calcetines… para El · Adiós ‘Mercedes’, hasta el verano · Nuevo director de campamento · Acercar Karit a los de casa. Escucharon · Una cadena de sueños, una nariz de payaso, un hablar con gestos: Evangelio · Un paseo por el puerto de Barcelona · Una cesta de Navidad preparando un belén, que suerte · Un carro, un ratito, una familia… la vida complicada, una maravillosa organización · …

‘Al menos las has vivido’ me decía una amiga al preguntarme si lo estaba escribiendo como todos los años. Es verdad, lo he vivido y doy gracias a Dios por ello. Me habré dejado cosas importantes para algunos de vosotros… la memoria es una traidora, os pido disculpas, si fue importante para ti es importante para mi aunque ahora no lo recuerde…Gracias y disculpas.

Tú cuidas la tierra, la riegas
  y la enriqueces sin medida;
  la acequia de Dios va llena de agua,
  preparas los trigales;

riegas los surcos,
  igualas los terrones,
  tu llovizna los deja mullidos,
  bendices sus brotes;
  coronas el año con tus bienes,
  tus carriles rezuman abundancia;

rezuman los pastos del páramo,
  y las colinas se orlan de alegría;
  las praderas se cubren de rebaños,
  y los valles se visten de mieses,
  que aclaman y cantan.

(Salmo 65)


viernes, 28 de diciembre de 2012

Confundido



Estoy confundido. Me gustaría no estarlo y gozar de cierto sosiego respecto a este tema pero no lo consigo. Desde que escuché esta frase en una conferencia del jesuita Toni Catalá para preparar la Navidad no me la quito de la cabeza. Mi ruedademolino no deja de dar y dar vueltas… Catalá citaba a un teólogo judío del que no se transcribir su nombre.
La frase me cuestiona la manera de entender mi respuesta a la llamada de Dios. No es cuestión menor a los cincuenta años como comprenderéis… Creo que he estado cerca del sentido profundo de la frase durante toda mi vida, pero ahora que tengo la responsabilidad de educar (suena pretencioso y grandilocuente) o acompañar procesos de maduración (suena a pedagogo)… me cuestiona varias cosas que deseo compartir.
En primer lugar mi colaboración o no, y de qué manera, a una rigidez de lo estructural de Iglesia (a la que tanto quiero y por eso estoy aquí)… ¿sería mejor proponer flexibilidad, experiencia, sentimientos… y no tanto cumplimiento y ‘hay que hacer…’?
En segundo lugar mis exigencias, propuestas y sugerencias de compromiso como profesor, maestro, director a los que son mis alumnos o compañeros… ¿tendrían que estar más encaminadas al mundo, a la humanidad que a la institución eclesial sin más?
En tercer lugar mi concepto de Iglesia como organización…. ¿tiene que dejar paso a un concepto amplio de Pueblo de Dios donde la Buena Noticia y el Reino de Dios es para todos los hombres y mujeres de este mundo, criaturas de Dios?
En cuarto lugar la propuesta del Dios de Jesucristo al que anuncio… ¿tiene que ser más de Alfarero universal dador de libertad, de Pastor de un gran rebaño, de Padre de todos, de comprometido de verdad con la historia de la humanidad… que de un dios de incienso y rigidez de liturgias?

No sé... estoy confuso.
Ahí os dejo la frase… por cierto, que comparto plenamente a pesar de mis dudas.

Dios no creó la religión, creó el mundo

martes, 25 de diciembre de 2012

Navidad



‘Encontraréis a un niño…’
La ternera, la delicadeza, la paz, la confianza, el corazón limpio, el horizonte, la bondad, lo pequeño, la pobreza, la gratuidad, la vulnerabilidad, contemplado, coger entre los brazos sin apretar, expresión de amor…

'...envuelto en pañales…’
hombre, cuidado, acogido, acompañado, indefenso, con frío, último, acunado, abrigado, carne y hueso, necesitado de ayuda y del otro, iniciando una historia, débil, dar calor, servido, amado …

Es Navidad, está aquí al lado
me pongo en camino… ¿Vienes?

(No puedo subir este vídeo que deseaba para terminar la reflexión pero os dejo el enlace. MARAVILLOSO. https://www.youtube.com/watch?v=OPSAgs-exfQ)











domingo, 23 de diciembre de 2012

Un beso



‘.. la vida es sacramental, en cada gesto, en cada palabra, en cada comportamiento somos capaces de lograr un bello milagro: hacer feliz, si quiera un instante, a una persona. El secreto: el amor, sin premura, sin prisas, sin miedos, sin complejos, sin prejuicios. Un beso a tiempo puede salvar al mundo (salvarnos). Amar y ser amados, ¿hay mejor razón para justificar la vida? Y ahora que viene la Navidad, un consejo: regala besos….’ (Francisco Castro Miramontes. El sacramento de un beso. En R21)

A mis alumnos les explico que un sacramento es un encuentro privilegiado de Dios con el hombre en un acontecimiento importante de la historia, es un encuentro de salvación, de felicidad y de alegría. Me ha encantado esta propuesta de vida sacramental que he leído esta mañana. Me parece extraordinario poder transformar gestos de lo cotidiano en encuentro con Dios, gestos que hablan de la bondad, la ternura y la fraternidad como pequeños sacramentos que transforman la vida y que facilitan y posibilitan el encuentro con Dios. No tenemos que hacer grandes catequesis para ellos simplemente llenarlos de sinceridad, de profundidad y de verdad… Es una propuesta maravillosa para preparar la Navidad, para que se haga realidad en nuestra vida el gran sacramento, el gran encuentro de Dios con las mujeres y hombres de este mundo: Dios con nosotros.
Me ha gustado porque ha sido la gran propuesta de la dinámica de preparación de la Navidad del colegio donde estoy, soy y vivo… Una propuesta de escuchar y aproximarnos al Dios que viene abrazando, besando, dando y adorando… pequeños (o grandes) sacramentos que transforman la vida del otro.
Ahí va el mío para todos: Muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa. 

viernes, 21 de diciembre de 2012

Sin nada que contar



Me gustaría tanto escribir algo que pudiera recoger mis sentimientos para echarlos fuera, para compartirlos, para que dejaran de dar vueltas y vueltas en mi cabeza, en mi corazón…
Escribir aquello que me hace sentir, que me hace sentirme, que me hace sentirte… No se fácil, nunca lo es. Ahora tampoco, cansado como estoy, lleno de dudas y de proyectos, de finales y comienzos, de posibilidades y de fracasos… Así me encuentro ante dos semanas en que TÚ te haces el encontradizo en cada nota de un villancico, en la barriga de una amiga embarazada o en la felicitación inesperada de un amigo casi olvidado que te hace saltar una lágrima. Te buscaré en los encuentros sin prisas, sosegados y deseados, en las mesas vacías y las llenas, en los abrazos y las miradas de complicidad, de propuesta y de respuesta.
No sé que escribir después de ver bailar a mis alumnos, de convertir en protagonistas de gestos, de risas y aplauso a aquellos que todos los días lo son por la tristeza, el cansancio y un corsé educativo que les aprieta y ahoga. Nada sale de mis dedos al teclear en el ordenador que no sea confuso, revuelto y mezclado.
Imposible poder expresar el tamaño de las ojeras de los compañeros que con algún regalo, mal sabor de boca, desanimo o sonrisa bajan las escaleras casi arrastrando los píes, movidos por la inercia de salir y el deseo de vivir otras cosas, otros ritmos, otros encuentros… Repletos de cansancios. Contentos por el trabajo bien hecho o por lo menos terminado.
Cómo expresar los nervios de los niños, la tensión y el movimiento provocado, no se sabe si por el miedo, las ganas de salir corriendo, lo nuevo que se avecina, el consumo desmesurado... Agitación contagiosa de la prisa por lo distinto, el sofá, la familia o el parque, merendar en algún sitio o dormir con una amiga de colegio.
Me siento tocado por la mano de Dios.... ¿cómo expresarlo? Una mano generosa que me regala el Espíritu para hacerme capaz de proponer a los niños un solo mandamiento con tres protagonistas: Dios, ellos y el prójimo. Feliz de escuchar a los niños aplaudir a la estrella de nuestro equipo, la Palabra, cuando sale para iluminar la celebración y poco más tarde, tras escucharla, gritar como se debe amar: con todo el corazón, con toda la mente, con todo el ser, con toda la fuerza... Se llenaba la iglesia de luz. Me gustaría contarlo para que sintieras aquello que yo siento, aquello que yo he vivido.
No sé que escribir… 
Es viernes, son vacaciones, es Navidad... ¡¡Casi nada!!

domingo, 16 de diciembre de 2012

Nos hunden




P. ¿Por qué tiene que estar la religión en la escuela?
R. La verdad, por… No creo que sea dogma de fe que la religión tenga que estar en la escuela. Es una opción política, es una opción política hasta ahora invariablemente mantenida por los sucesivos Gobiernos.
(el subrayado es mío)
Lo siento mucho pero nos han hundido, con este tipo de planteamientos a la religión en la escuela le quedan, como vulgarmente se dice, dos telediarios.
¿Quién ha negociado con este ministro? ¿De dónde ha salido este señor que todo lo que toca lo estropea? Si somos cuestión ideológica (lo religioso, lo espiritual…) quitarán la religión de la escuela otros con una ideología diferente, utilizarán el mismo argumento y nos lo tendremos que tragar sin protestar. Hay que protestar ahora no entonces.
Yo creo que la religión en la escuela es necesaria para formar, desarrollar, acrecentar, descubrir, entender, disfrutar, gozar, ampliar, consolidar…. LA DIMENSIÓN TRANSCENDENTE DE TODO SER HUMANO, el descubrimiento de nuestra finitud, de nuestra interioridad. Es necesaria para fundamentar respuestas sólidas a las preguntas de sentido, a las preguntas importantes de la vida. En lo religioso no hay ideología, hay experiencia y vida. Esta es la clave. Desarrollar esto no es de ideología, es de humanidad y de desarrollo integral de toda persona. Humanizar y desarrollo integral de la personas está en todo planteamiento de cualquier ley, sea del color que sea, sea de la ideología que sea… Ahí debemos colocar el aprendizaje de herramientas para desarrollar toda esa competencia y dimensión que el ser humano, la persona, tiene: su dimensión espiritual.
Nos hundimos… pero hemos sido nosotros los que hemos dejado abierto el flanco derecho para que nos bombardeen con esa ideología… que no lo olvidemos nos ha llevado a esta crisis, no económica, sino de valores…
Este señor, y quien se sentó con él, tienen que asumir responsabilidades sobre esto en el futuro. Yo las pido ahora y las exigiré cuando pase en un futuro próximo.