lunes, 31 de diciembre de 2018

La Palabra definitiva




La Palabra estaba junto a Dios, 
la Palabra era Dios... 

La Palabra se hace hombre, 
se convierte en Luz, es la Vida. 
La Palabra no es un libro, 
la Palabra es una vida. 
La Palabra se queda para siempre 
en el corazón del mundo, pone su tienda. 

La Palabra es rechazada pero resiste, 
se convierte en Verdad en la entrega. 
La Palabra nos hace herederos, 
la Palabra que a todos llama hijos de Dios. 
La Palabra es compromiso, nada de indiferencia, 
es presencia en medio del mundo. 
La Palabra es Fidelidad a la historia 
y una historia de Salvación. 

La Palabra cambia el corazón del hombre, 
lo hace nuevo. 
La Palabra nos invita al testimonio, 
a hablar de ella, 
a anunciarla, 
a mostrarla, 
a ofrecerla. 

La Palabra es gracia, 
es don, es gratis, 
es transformación. 
La Palabra es amistad, es cercanía, 
es mirada a los ojos 
de los hombres y mujeres de este mundo 
para decirles 'te quiero'. 

La Palabra es Amor entregado, 
generoso, gratuito, ofrecido. 
La Palabra es Misericordia 
que cambia, que abraza. 

La Palabra es Él, 
el Señor, 
el niño de Belén, 
Enmanuel, 
Dios-con-nosotros para siempre.

No hay comentarios: